De acuerdo con el Banco Central del Ecuador (BCE), el país andino ha duplicado, en los últimos nueve años, el promedio de ahorro público que actualmente bordea el 10% del Producto Interno Bruto (PIB).

“En gobiernos anteriores a este, el ahorro público no superaba el 5% del PIB”, indicó el presidente del Baco Central del Ecuador (BCE), Diego Martínez, al destacar que el incremento fue posible porque el ahorro generado se invirtió.

En este sentido,  destacó el nuevo rol que tiene la entidad como actor fundamental en la toma de decisiones para el desarrollo del país. “el Banco Central ya no es solo la caja de pagos, ahora coordinamos las decisiones con las autoridades económicas para evitar que el impacto delos momentos difíciles que afrontan las economías no sea asumida por los ecuatorianos”, dijo en entrevista con el programa EcuadorNoPara, que se transmite por el Ciudadano TV.

Según explicó, ese cambio de rol ha permitido que, en las actuales condiciones difíciles de la economía ecuatoriana, las operaciones del organismo se destinen a garantizar el esquema monetario y que los depósitos de los bancos privados estén respaldados y con ello los depósitos de los ciudadanos.

Cuestionó el criterio de ciertos analistas que reclaman la existencia de fondos de liquidez. “Ahora el manejo de la liquidez está orientada al cumplimiento de los pagos en el sector público, a inversión (….) no sacamos nada con que el Banco Central esté lleno de dinero pero con un país con efecto recesivo y niveles de desempleo complicados”, anotó.

Asimismo, consideró inútil tener recursos fuera del país en la Reserva Monetaria Internacional, cuando el Ecuador, con una economía dolarizada, requiere circulante para poder sostener el esquema monetario vía generación de producción y empleo.

Martínez indicó que, si bien los depósitos de los ciudadanos en el sistema financiero y la capacidad crediticia de los bancos se han reducido, el promedio es mucho menor a lo que habría ocurrido sin las medidas adoptadas por el Banco Central.

El funcionario reforzó la posición del gobierno que ha defendido el modelo económico frente a lo que ocurrió en otros gobiernos. “En fenómenos similares, los gobiernos pasados nos condujeron a crisis financieras, a cierres de bancos, congelamiento de depósitos, migración de ecuatorianos. Ese habría sido el efecto de los modelos que esos analistas creen que se debieron haber aplicado”, reiteró.

Dijo que el efecto de la generación de ahorro a través de la inversión, aprovechando la bonanza petrolera, se refleja en “el enorme crecimiento de la clase media en el país y en el enorme crecimiento de la capacidad de consumo de los ecuatorianos”.

Pero, frente al giro que ha registrado la economía ecuatoriana por la caída de los precios del petróleo y la revalorización del dólar, Martínez indicó que el horizonte es proteger los niveles de empleo y la producción nacional para evitar que la economía caiga en un proceso de recesión   En este sentido reiteró que este año se proyecta un crecimiento moderado de entre el  0,5% y 1%.  

 

 

 

Fuente: Andes | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here