El Ministerio de Transporte y Obras Públicas recurrió a una compañía holandesa para promocionar, en el mundo, las inversiones en lo que sería el Puerto de Aguas Profundas de Posorja.

Lo hará sobre la base que presentó la compañía DP World (DPW) -la primera interesada y asociada inicialmente a Alinport- y que plantea cómo sería esta infraestructura, que competirá con aquella que opera desde el sur de Guayaquil.

En dos comunicaciones enviadas al exsubsecretario de Puertos, José Chamorro, el director del proyecto, Jan-Wille Jongbloed, responde a varias inquietudes del ente gubernamental, donde menciona temas como el dragado del canal de acceso, movimiento de carga, aspectos técnicos de equipamiento de la infraestructura, largo de los muelles y hasta los riesgo de la sismicidad.

Las cartas, enviadas en noviembre de 2015, a las que tuvo acceso Diario EXPRESO detallan que la terminal estará parcialmente en tierra y «parcialmente en un área que actualmente es mar» (tierra ganada), y agrega los riesgos provocados por la sismicidad en la zona donde se la construirá. Eso implica modificaciones a la propuesta presentada por la empresa dubaití DPW.

«La capa superior del suelo existente en la terminal probablemente es orgánica y muy blanda. Durante un evento sísmico ocurre un fenómeno de licuefacción, lo cual resulta en deslizamientos de taludes y deformaciones verticales en el patio de la terminal».

Pero el criterio de diseño de DPW no menciona este fenómeno, lo cual es muy importante para el diseño en «una zona con alto peligro sísmico». Y recomienda tomar en cuenta esa sismicidad en el proyecto de obras de relleno y pavimentos.

Por tanto será necesario que el pavimento del patio de los carriles sea reforzado para las grúas; y entre los rieles (de las grúas) debe colocarse, también, un pavimento adecuado, únicamente para los contenedores.

La competencia, por la carga de entrada y salida, que esta terminal generará con el puerto estatal Simón Bolívar y los privados será intensa. Posorja incorpora al negocio portuario grúas sobre carriles de gran capacidad y nada menos que 394.200 movimientos o maniobras por año. Contecon, que maneja el puerto estatal, movió el año pasado casi tres veces más esa cantidad. Los privados, otros 600 mil.

Contecon (filial de la filipina ITSI) también está ampliando su infraestructura en un gran centro logístico en las áreas de desarrollo destinadas y contiguas a la infraestructura actual.

Manejo de carga

Guayaquil es la más activa

Guayaquil es el centro logístico más importante del país. Entre enero y septiembre del año pasado llegaron al puerto estatal 595 barcos, según la Subsecretaría de Puertos. En cuanto a carga, a este llega y sale el 51,6 %, en toneladas.

Los puertos privados habilitados, ubicados en su mayoría en el sur de la cuidad, en el estero y en río Guayas, constituyen la segunda fuerza portuaria del país, con 575 naves y el 31,1 % de las toneladas métricas que el sector privado movilizó en el país, es decir, sin contar la carga petrolera.

Los muelles de Puerto Bolívar, Manta y Esmeraldas ocupan, en su orden, los siguientes puestos. Los dos primeros están en el procesos de concesión a la empresa privada.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here