Las persistentes lluvias en Florida han entorpecido la producción del tomate en el estado y mantenido los volúmenes bajos. Dado que las importaciones también son bajas, los precios del tomate han sido altos durante un periodo en el que la demanda no es particularmente fuerte.
«El suministro de Florida es muy escaso», confirma Mike McGee, de Alex Kontos Fruit, en Birmingham, Alabama. «Las altas temperaturas adelantaron la temporada, después las lluvias de los últimos meses perjudicaron al suministro». Estima que los volúmenes son en torno a la mitad de lo que suelen ser en esta época del año, y las importaciones mexicanas no están cubriendo muchos de los huecos dejados por la temporada de Florida.
«Ahora, la mayoría de los tomates provienen de México», indica McGee, «pero también son escasos, así que no disponemos de mucho volumen». Esta estrechez se nota en todas las variedades, desde los redondos a los pera y los en rama. La escasez de suministros ha dado lugar a precios altos. El 6 de enero, una caja de 11 kilos de tomates verdes sueltos, de tamaño 15×15 de Florida, costaba entre 26,95 y 27,95 dólares.
«No creo que Florida tenga más volumen hasta abril», señala McGee. «Creo que tendremos un mercado fuerte hasta entonces, probablemente no tan fuerte como ahora, pero los precios se mantendrán bastante elevados».
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here