Andean Sun Produce representa a La Calera y a Talsa de Perú en EE. UU. El proyecto de Talsa consta de mil hectáreas de arándanos, y también produce espárragos blancos y aguacates. Comercializa sus productos, de la marca Gold Cup, por todo el país.

“El 100% de los productos que estas empresas exportan a Estados Unidos es a través de nosotros”, explica Frank Telge, vicepresidente de Andean Sun. La compañía distribuye los productos peruanos a los mayores supermercados, como Costco y Walmart. “La idea es desarrollar programas eficientes para nuestros clientes”. Para ello, tiene sucursales en los puertos importantes de EE. UU.: Miami, Los Ángeles, Houston, Nueva York y, desde hace poco, Savannah. Con este último, pueden enviar los productos a sus clientes de Atlanta sin que tengan que pasar por Miami o Filadelfia. “Ahorrará dinero a todo el mundo, podremos ser más competitivos y pagar más a los productores”, señala Telge.

“Esta temporada, hemos sido los primeros en importar cítricos y uvas a Savannah, y planeamos también enviar un contenedor de arándanos. Han sido pruebas”, continúa el importador, que recalca que, aunque estas pruebas han tenido una buena recepción, todavía es pronto para saber cómo afectarán a las importaciones, y deben prepararse para más volúmenes.

Andean Sun trabaja sobre todo con dos compañías peruanas: Talsa, que cultiva arándanos y posee un proyecto de 1.000 hectáreas de arándanos en Perú, y La Calera, el mayor productor de cítricos de Perú, que también produce uvas, aguacates y mangos.

En cuanto a las uvas, Telge comenta que la industria peruana ha tenido un crecimiento asombroso porque Perú posee muchos climas diferentes, lo que permite cultivar uvas prácticamente todo el año, aunque hay regiones más adecuadas que otras para plantar determinadas variedades. “Para las uvas tempranas, que se cultivan a partir de octubre, es mejor el norte. La Calera tiene una plantación en el norte, en Piura, donde cultiva uvas rojas y verdes, incluida una nueva variedad llamada Sweet Gold. Por otra parte, en el sur, en Ica, produce sobre todo uvas rojas: Flame, Crimson y la nueva variedad Sweet Celebration. Estas variedades empiezan en diciembre y pueden alargarse hasta mayo. “Podemos tener uvas en el mercado desde noviembre hasta marzo”, afirma Telge.

Según el importador, la recepción de los clientes ha sido excelente, sobre todo gracias a su oferta constante y fiable cuando otros países fallan. Añade que las condiciones meteorológicas tranquilas de Perú, sin heladas ni lluvias intensas, ayudan a predecir el desarrollo de la producción con bastante acierto. “El único fenómeno que sufrimos es El Niño, cada ocho años de media. Puede ser desastroso o no tan grave, este año todavía no sabemos si golpeará fuerte. En el norte, donde suele tener un impacto mayor, ya hemos terminado con las uvas y los mangos”. Telge prevé que tal vez suban las temperaturas en abril y mayo y la cosecha de cítricos se retrase un par de semanas, pero está tranquilo.

Opina que Perú todavía tiene mucho camino por delante. “Estamos en proceso de aprendizaje. Hace cinco o diez años no se cultivaban uvas en el norte de Perú, y ahora se producen más que en el sur”. Concluye que la demanda actual es superior a lo que el país es capaz de producir por el momento, pero tiene planes para aumentar la producción de todos sus productos.

 

 

 

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here