El secretario de Fruticultura, Alberto Diomedi, recorrió este jueves chacras afectadas por la tormenta de granizo que en la noche del martes cayó sobre Chichinales, donde tomó contacto con productores que reiteraron la crítica situación del sector.
Si bien aún no se había terminado de hacer un relevamiento total de los daños, fruticultores de la localidad estimaron que el fenómeno dañó unas mil hectáreas en producción, con un alto grado de daño en tanto en peras y manzanas.
Una de las zonas afectadas son las 500 hectáreas de la empresa Moño Azul ubicadas en cercanías del puente sobre el río Negro que conduce a Valle Azul, a lo que se suman daños en una importante cantidad de chacras de la colonia Namuncurá, ubicadas hacia el este de la calle N° 6.
Diomedi anticipó que a partir de lo ocurrido, hizo la presentación para la declaración de la emergencia productiva y económica. «Los daños son importantes», remarcó el secretario de Fruticultura, que remarcó la necesidad de que se haga una nueva presentación por daño.
La recorrida del funcionario fue acompañada por el intendente local, José Rivas y la legisladora de JSRN, Silvia Morales, y un grupo de chacareros.
«Todavía no se hizo el monitereo de los daños de la tormenta del 20 de enero y ahora sumamos esta. La preocupación es que tenemos personal a cargo y quieren cobrar los días que no se están trabajando, lo que representa un mayor gasto para nosotros», señaló uno de los productores.
Insistió que a partir del monitoreo y la verificación de los daños «podemos hacer ingresar a la gente para que realice la cosecha y la fruta llevarla a las jugueras, porque no tiene otro destino y hacer la liquidación final para el personal», concluyó.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here