La excesiva humedad en la primavera y el verano a causa del fenómeno de El Niño ya está afectando a la producción frutícola y vitivinícola del sur mendocino. Los productores están en alerta porque se le suma un nuevo problema a los clásicos daños por granizo y a la crónica falta rentabilidad de su producción.
Cristian Delpozzi, presidente de la Sociedad Rural de San Rafael, advirtió que “se ha perdido mucha fruta, en especial durazno por la Monilia. Al haber daños por granizo en la piel de las frutas, por más pequeños que sean, este hongo ha tenido más fácil la entrada. Ha traído muchos problemas a los productores que no han podido hacer los tratamientos, se ha perdido mucho durazno por ese tema, calculamos un 15% en el sur”.
Consideró que ha sido un “mal año para el durazno”, porque hubo “mucha fruta de mala calidad que ha ido a parar a pulpa, se hizo mucho menos latas de lo normal, los precios han estado muy deprimidos, los costos día a día se siguen incrementando por el aumento del dólar. Vemos muy difícil llegar al año que viene”.
Recordó que en promedio el kilo de durazno industria se cotizó a 3,50 pesos y 2 pesos para pulpa.
En cuanto a la vid, dijo a UNO San Rafael que ha sido atacada por el “Quintal”, otra de las enfermedades derivadas de la excesiva humedad ambiental, “especialmente en uvas blancas”. Estimó en “un 30% abajo entre granizo y las enfermedades de la humedad”.
Además, “en las ciruelas D’agen dañadas, ya sea por granizo o porque se han rajado, también se ve algún tipo de mufa en las heridas en donde no se ha podido aplicar los agroquímicos. Esperamos que se frene con el sol de los últimos días”. Aunque consideró “hay una cosecha relativamente normal a lo que habló el IDR (Instituto de Desarrollo Rural)”.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here