Dos son las supuestas formas utilizadas por los contrabandistas para ingresar huevos de origen colombiano y peruano al país, según dirigentes y productores avícolas nacionales.

La más común es el uso de “pasos paralelos”, según Luis Poaquisa, del directorio de la Asociación de Productores Agropecuarios de la Sierra central, que agrupa al 60% de la producción nacional.

“La semana pasada supimos que habían entrado 2 millones de huevos desde Colombia”, indicó Poaquisa, al tiempo de reconocer que la cantidad es ‘mínima’ frente a la oferta diaria, pero que con certeza no se sabe cuántas unidades pasan así.

Informó que lo que sí sabe es que Ecuador tuvo en 2014 una sobreproducción de 7,5 millones de huevos diarios, en 2015 bajó a 6 millones y en este año ya bordea los 5,5 millones.

Afirmó que el consumidor final no siente un desabastecimiento porque la diferencia es suministrada desde afuera.

En el país el consumo es de cerca de 140 huevos por habitante al año, según Pablo Anhalzer, presidente de la Corporación Nacional de Avicultores.

“El consumo en general no ha bajado, se ha mantenido, pero no el del huevo nacional”, sostuvo el dirigente.

Y detalló sobre otro método para el ingreso de huevos, que Poaquisa también refirió.

Consiste en que los contrabandistas compran cierta cantidad en Ecuador, pasan a Colombia o Perú y con la factura vuelven otra vez con más unidades, pero ‘alterando’ el documento. Así indican que es una ‘devolución’, según Anhalzer.

Él aseguró que una de las ‘debilidades’ en los controles migratorios es que solo se pide la factura y no los papeles de exportación.

Este Diario solicitó la versión del Servicio Nacional de Aduana, pero hasta el cierre de esta edición la respuesta fue que se estaba recopilando la información requerida.

¿Pero qué provoca el contrabando? Anhalzer contestó que es la diferencia de costos de producción entre Ecuador y sus vecinos, como por ejemplo el del maíz, el alimento de las gallinas que ponen los huevos.

Informó que en Colombia y Perú el quintal de maíz está en $ 12,50 o menos, pero aquí ha llegado a estar en $ 22. Precisó que eso fue el año pasado y que en este 2016 bajó a $ 14,90.

Por su parte, Poaquisa dijo que esto ha ocasionado que varios productores se retiren.

Señaló que a mediados del 2015, once granjas cerraron, según un censo oficial.

 

Fuente: El Universo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here