La falta de lluvias está trayendo graves consecuencias en el sector agropecuario de los cantones de Espejo y Mira. Hay pérdidas y en otros casos no han logrado sembrar. Además, el caudal agua de riego cada día es más escaso.
Según Medardo Reina, usuario de la acequia Pueblo Viejo, hay ocasiones en las que el agua no llega en su totalidad. “Con este fuerte verano todo mundo quiere agua para salvar los cultivos, pero las fuentes se van secando”.
De igual modo se pronunció Carlos Villota, beneficiario del sistema de riego del ducto Puermal. “Con la poca cantidad de agua ha tocado ser solidario entre agricultores y se ha logrado en algo defender las siembras”.
El agricultor dijo que han construido reservorios para represar el líquido, lo que ha sido, hasta el momento, una de las alternativas para optimizar el agua de riego.
En cambio, en las partes altas la situación es muy distinta, según lo confirmó Tomás Castro, un productor de la comunidad de El Hato, de Mira.

En el lugar, la producción agrícola, prácticamente, estaría perdida; mientras en lo pecuario los potreros están secos y por ende hay una rebaja del 50% de la producción lechera. En este lugar únicamente esperan el agua lluvia para que refresque a las siembras y pastos.
Acuden a la fe
Ante la inclemencia del tiempo que azota duramente al sector agropecuario de la zona, algunas personas de la parroquia San Isidro acudieron a la fe, para que un milagro haga llegar las lluvias.
Lupe Pozo, acompañada con más de medio centenar de devotos de la imagen religiosa San Isidro Labrador, recorrió el campo con el patrono.
La procesión, en medio de un canicular sol, salió desde la iglesia de la cabecera parroquial. Luego de recorrer varios kilómetros, los creyentes participaron de una misa en la capilla de la comunidad de Carlizamá, para una rogativa por la lluvia.

 


Preocupación

Los agricultores de esta zona se encuentran preocupados por las pérdidas que ha ocasionado el verano.
Algunos productores han acudido a las instituciones financieras para invertir en el sector agrícola y ganadero, y temen porque no tendrán recursos económicos para pagar la deuda.
Otros productores vienen de perder luego de la cosecha de quinua de la temporada del 2015, quienes no encontraron el mercado y se quedaron con la producción en bodega.

 

 

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here