La cosecha de patata en Egipto el año pasado fue grande y la abundancia de suministro dificultó a los productores descargar mucho de su producto. Este año, se prevé que la cosecha sea significativamente menor, y aunque eso permitirá mejores precios internos, es probable que los precios de exportación se mantengan bajos.
Uno de los problemas en el mercado de exportación ha sido la decreciente demanda mundial de patatas frescas, explica Hesham El Naggar, de Daltex, en Egipto. Aunque el consumo general de patatas continúa aumentando, ese crecimiento se debe an gran parte a una mayor demanda de patatas procesadas, como patatas fritas, patatas fritas de bolsa, comidas preparadas y alimentos de conveniencia. Con suministro fresco de sobre todavía en el mercado global, los mercados extranjeros siguen siendo difíciles de penetrar.

«Todos los países protegen a sus productores y reducen la cantidad de importaciones que reciben, pues tienden hacia el consumo de la producción local», señala Hesham. Eso es lo que ocurre en todos los países europeos, donde los compradores prefieren patatas europeas.

Las estrictas regulaciones para enviar producto a la Unión Europea también limitan las exportaciones. Los productores egipcios se han tenido que adaptar a los cambios en la seguridad alimentaria y los estándares de producción, y aunque Hesham insiste en que Daltex se ha estado centrando en desarrollar estándares desde hace bastante tiempo, la incorporación de regulaciones son más obstáculos con los que los exportadores tienen que lidiar.

«Dado que es más difícil cumplir los requisitos europeos, los costes de producción suben», apunta Hesham. «Así que hay que mejorar la eficiencia, reducir el desperdicio y aumentar la productividad. También hay que buscar nuevas variedades». Además de mejorar la productividad y la resistencia a enfermedades, las variedades nuevas también tienen una finalidad de marketing. Daltex envía a Europa, Asia y Oriente Próximo, y los cambiantes gustos requieren una mejora constante de los tipos de patatas disponibles para la compra.

Los países emergentes en producción de patatas –como India, Pakistán y Bangladés– podrían no tener los recursos para satisfacer las últimas demandas de mercado, pero Hesham opina que estos países finalmente mejorarán sus técnicas de cultivo  contribuirán más todavía al suministro global de patatas.

«Nos estamos aproximando al mercado con precaución», continúa Hesham. «Hemos reducido los volúmenes en Egipto, así que tendremos un mercado local más fuerte. Pero no creo que podamos lograr precios altos en Europa». La producción anual de Daltex ronda las 300.000 toneladas, de las que 200.000 se destinan a la exportación, y dado que se ha reducido la demanda de producto fresco, sabe que su compañía tendrá que aprovechar todos los huecos para vender esas 300.000 toneladas.

«Como compañía, siempre estamos avanzando», añade Hesham. «Estamos conservando más agua, expandiendo la producción a tierras vírgenes que no requieren tantos plaguicidas, estamos usando energía solar y dando pasos para aumentar la seguridad alimentaria. También disponemos de una línea ecológica, y aunque el crecimiento de los ecológicos es lento, es constante».
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here