Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología Karlsruhe de Alemania ha aprovechado desechos orgánicos y han empleado manzanas podridas para desarrollar un sistema de almacenamiento de energía, informa el sitio web de computación computerhoy.com.

manzEl grupo de científicos ha descubierto que los residuos de esta fruta tienen excelentes propiedades electroquímicas. Gracias a esta característica, estos desechos resultan perfectos para fabricar un material muy eficiente con el que hacer baterías de iones de sodio.

Este tipo de baterías están empezando a posicionarse como una de las principales alternativas para sustituir a las de iones de litio. No son mucho más poderosas que las de níquel-metal hidruro o las de ácido-plomo, pero tienen la ventaja de que los elementos que la componen son abundantes, de fácil acceso y de bajo coste.

Los investigadores han diseñado un compuesto activo basado en carbono elaborado a partir de las sobras de las manzanas. Se trata de un material compuesto por capas de óxido de carbono producido con los restos de la fruta. Este elemento se utiliza para el electrodo negativo de la batería.

Para el electrodo positivo se emplean varias capas de óxido de sodio en lugar del compuesto activo de cobalto que usan las de litio. Esto permite que la batería sea más segura y más barata de producir.

En las pruebas, el componente ha demostrado tener una gran durabilidad y una alta capacidad. Ha soportado adecuadamente más de 1.000 ciclos de carga y descarga y su resistencia al uso ha sido buena. Además, el electrodo positivo presenta la misma eficacia, estabilidad cíclica, capacidad y voltaje de las baterías de litio.

 

 

 

Fuente: Portal Fruticola | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here