Desde hace tres años, Alejandro Martínez, del recinto San Ramón, es parte del Proyecto de Reactivación de Café y Cacao que ejecuta el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

“Me enteré del proyecto y de que el MAGAP entregaba semillas de café; le vi bueno y desde ese entonces me dedico al cultivo de café”, destacó Martínez.

Dijo que nunca se le hubiese ocurrido tener café a 754 metros sobre el nivel del mar. “Ni en sueños pensaba tener café, pero hoy veo que es rentable y tengo planificado sembrar dos hectáreas más”, sostuvo.

“Es la primera vez que recibo apoyo como agricultor; en otros gobiernos no nos tomaban en cuenta, nos sentimos beneficiados y apoyados. Antes a uno todo le costaba, ahora tenemos semillas, fertilizantes y asesoramiento por parte del Gobierno, a través del MAGAP; solo debemos poner nuestro trabajo y entusiasmo”, expresó Martínez.

1.500 hectáreas de café están sembradas en la provincia Tsáchila.

Alejandro Martínez recibió ocho mil plantas de café arábigo hace tres años. Ahora ya cuenta con su primera cosecha, la que espera con ilusión procesarla, darle valor agregado a su producción y expender su café tostado y molido a diferentes partes del país.

Beatriz Manzanillas, técnico responsable del Proyecto de Café y Cacao Nacional Fino de Aroma en Santo Domingo de los Tsáchilas, informó que Martínez es uno de los más de 1.200 agricultores beneficiados con esta clase de incentivos.

Respecto al cultivo de café, Manzanillas recomendó “realizar prácticas culturales continuas en los sembríos, estar pendientes de las condiciones climáticas y efectuar un monitoreo constante de la plantación, para evitar problemas de roya que puedan ocasionar pérdidas al productor”.

Dubber Urdánigo, líder provincial del proyecto, mencionó que “desde el 2013, cuando inició el proyecto de reactivación de café y cacao, hasta la presente fecha, en la provincia Tsáchila se han sembrado 1.500 hectáreas de café, de las que 3’200.000, corresponden a la variedad arábigo, mientras que 1’120.000 son de la variedad robusta”.

Oswaldo Espinosa, director Provincial Agropecuario, precisó que la meta para este año  es sembrar 280 hectáreas de café, que traducido en números significa 1’120.000, que serán producidas en diferentes viveros establecidos en las parroquias rurales de la provincia”.

“Esta metodología de establecimiento de viveros en parroquias, responde también a la estrategia de intervención rural, que puso en marcha la Dirección Provincial Agropecuaria de Santo Domingo de los Tsáchilas a inicios de este año”, afirmó Espinosa.

Fuente: MAGAP | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here