Si bien algunas cosechas de uvas en Chile se han visto ligeramente afectadas por las constantes lluvias e inundaciones de la semana pasada, en la zona sur del país no tuvieron problemas mayores dado que la mayoría de la cosecha ya estaba lista y estaban entrando en un período de poscosecha. “Felizmente, la lluvia llegó en abril, cuando ya quedaba sólo un poco de Red Globe y Crimson. Aunque lo que quedaba no podrá ser cosechado y tendrá que ser desechado, las pérdidas son bajas. En las zonas aledañas a Santiago podría haber daños un poco mayores, pero, aun así, creo que no deberían ser significativos, dado que estamos entrando en el período de poscosecha de uvas”, asevera Marcela Rebolledo, representante de RIOblanco.
“Si bien la variedad Thompson sigue siendo la reina en la elección de los consumidores, otras variedades están empezando a ser demandadas fuertemente (variedades nuevas como Timco, Timson, Magenta, Sweet Celebration, etc.). Extremo Oriente y Estados Unidos siguen siendo nuestro principal destino de exportación, aunque un alto porcentaje va a Extremo Oriente, pues el precio es mejor y tienen preferencia, además, las uvas chilenas con pepas, lo que hace más fácil el ingreso a este mercado”, continúa Rebolledo.
“Tuvimos un buen año y estamos cerrando una temporada con resultados semejantes a los esperados, y ahora solo nos falta terminar de despachar. Aunque, en comparación con el año pasado, la producción fue menor principalmente en las variedades tempranas por las lluvias de enero, que complicaron la situación durante la producción. Siempre es la madre naturaleza la que nos juega la mala pasada. Así mismo, las inundaciones de las últimas semanas nos están generando alerta en estos momentos para futuras cosechas”, finaliza la representante de RIOblanco.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here