La colaboración e in­tegración científica bajo el Programa Na­cio­nal de Lucha Biológica y del Servicio de la Sanidad Vegetal posibilitó la introducción en la actual campaña de papa del Tricho­derma harzianum en la protección fitosanitaria a ese cultivo, manejo que no tiene antecedentes en la provincia, según dijeron especialistas del sector en el territorio.
Las primeras 218 hectáreas tratadas pertenecen a las empresas de cultivos varios La Cuba y Arnaldo Ramírez, y a las cooperativas de producción agropecuaria Paquito Gonzá­lez y Revolución de Octubre, beneficiadas de conjunto por casi dos toneladas del bioplaguicida.
Esperanzadoras resultan las labores que tienen lugar en la protección fitosanitaria de la papa, en tanto las áreas a las cuales se le suministró dicho hongo, denominado antagonista por el control que ejerce sobre sus similares, muestran incrementos significativos en las variables fisiológicas (crecimiento, fotosíntesis), con baja incidencia del hongo Rhi­zoc­tonia en los tubérculos en todas las fases de desarrollo de las plantas, de acuerdo con precisiones del ingeniero Raúl Hernández Mar­tínez, especialista en sanidad vegetal y jefe del Programa de Lucha Biológica en la di­rección provincial de la Agricultura.
“Estamos en fase de evaluación del efecto del Trichoderma, incluidos los rendimientos a finales de la cosecha con vistas a extender su aplicación en las próximas campañas, pues esta vez no pudimos administrar el bioplaguicida a las 760 hectáreas sembradas en la provincia porque, además de transitar por la etapa experimental, la cosecha del tu­bércu­lo coincidió con la de otros cultivos co­mo el tomate y el tabaco”, argumentó Her­nán­dez Martínez.
Ciego de Ávila, a la vanguardia en el país en la producción de entomófagos y entomopatógenos, benefició con medios biológicos el pasado año más de 186.000 hectáreas de distintos cultivos en el sector agrícola.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here