Trece toneladas de semilla certificada de papa super chola produjeron los 86 socios de la comuna Virgenpamba, de la parroquia Guapán, en el cantón Azogues, provincia del Cañar.
Esta semilla certificada de papa la distribuye la Empresa Pública Unidad de Almacenamiento (UNA-EP) a productores de las distintas provincias del país con el propósito de que accedan a insumos de calidad superior que mejoren los cultivos y brinden cosechas más saludables.
Cañar es conocida en el Austro ecuatoriano como la mayor productora de papa de la variedad super chola.
Por este motivo, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), a través de la Estrategia Hombro a Hombro, incentiva a los agricultores a cultivar papa de calidad, para que, luego de un proceso de evaluación, se conviertan en semilleristas certificados, capaces de comercializar el producto en todo el país.
En Cañar existen dos semilleristas que agrupan a 86 socios de las comunas Virgenpamba, en la parroquia Guapán, y de Dolores Siguencia del cantón Biblián.
Actualmente, ellos producen las semillas certificadas de papa de alta calidad que compra y distribuye la UNA-EP como parte de los kits de bajo impacto.
El proceso de certificación contempla varias etapas
El proceso para la obtención del certificado de semilleristas inicia con la entrega de semilla registrada por parte del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Iniap).
Luego, los productores deben pasar por una serie de etapas -estipuladas en el artículo 494 de la Ley de Semillas y publicado en el Registro Oficial el 19 de diciembre del 2012- que contemplan la elaboración de cuatro actas en las que se los declara aptos para la producción.
En Cañar, los inspectores de semillas de la provincia levantaron las primeras actas de acuerdo a las etapas fenológicas del cultivo. Para la elaboración del acta final se requirió la participación de los técnicos de la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agrocalidad).
Una vez realizadas las inspecciones de campo se calificó la bodega donde se mantendrá la semilla bajo estándares técnicos en cuanto a temperatura, aireación, limpieza, entre otros.
Posterior a ello, se tomó una muestra del producto para ser enviado a los laboratorios de Agrocalidad en Quito. Tras este proceso se elaboraron los recolectores (marbetes) de semilla certificada de papa super chola, emitidos por la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro.
El proyecto promueve el desarrollo de la zona
La comuna Virgenpamba recibió el certificado de Productor de Semilla Certificada de Papa el 6 de febrero de 2015. Esta habilitación tiene una duración de tres años. Luego deberán actualizar la documentación y enviarla a la Dirección de Agrobiodiversidad, autoridad competente para dichos trámites.
Esta oportunidad que brinda el Magap a pequeños y medianos productores promueve el desarrollo agrario y fortalece las destrezas de los campesinos.
Antes, los productores de papa sembraban y cosechaban de manera empírica. Lo hacían para su consumo, la venta en mercados locales y otros de mayor alcance, sin tener una visión de valor agregado.
A través del apoyo que les brindan los técnicos de la Estrategia Hombro a Hombro, los productores mejoraron las técnicas de siembra y cosecha. Ahora disponen de un acompañamiento técnico durante los procesos fenológicos de los cultivos e inclusive reciben intervención de maquinaria agrícola que mejora la calidad del producto, acorta los tiempos de cosecha y ahorra mano de obra.
“Estos proyectos tienen como objetivo generar producciones sostenibles y sustentables en el tiempo, que impulsen el desarrollo territorial en beneficio de la comunidad”, destacó Sebastián Ramírez, director provincial Agropecuario del Cañar.
Mariana Gonzales, presidenta de Virgenpamba, cuenta que la acreditación fue el resultado de la asistencia permanente del Magap. La dirigente señala que tras las capacitaciones recibidas, los productores se encuentran en condiciones de llevar por su cuenta las etapas de siembra y cosecha. “Esta gestión nos abrirá muchas puertas en los mercados locales y nacionales”, resaltó.
Por su parte, María Dolores Siguencia, productora del cantón Biblián, destacó la importancia del trabajo ministerial en territorio: “Con el impulso de este proyecto mejoramos nuestros métodos de siembra y nos convertimos en productores independientes”.
Las semillas certificadas se venden a un mejor precio
El uso de semillas de calidad garantiza buenos rendimientos, pese a los factores adversos al cultivo.
Entre los beneficios de usar semillas certificada están que el tubérculo presenta mejores características físicas y es resistente a plagas y enfermedades. Además, aumenta la producción entre un 25% y 30%, ya que genéticamente este tipo de semilla es más vigoroso y con un mejor poder germinativo.
Estas particularidades también se reflejan en el precio. Un saco de papas de 130 libras cuesta $ 28 en el mercado.
Para los productores es importante disponer de una semilla de calidad porque pueden exigir un precio justo que hace rentable la actividad.
Este año, el Magap planifica la certificación de nuevos semilleristas. En esta ocasión no solo se promoverá la papa, sino también otros productos entre los cuales se encuentran la quinua, la cebada y el maíz.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here