Las Naciones Unidas declararon 2013 como el ‘Año Internacional de la Quinua’, buscando así apoyar a un grano cuyo alto valor alimenticio podría erradicar la desnutrición infantil en la región andina.
En Ecuador se cultivan las variedades de quinua tunkahuan y pata de venado en Carchi, Imbabura, Pichincha, Cotopaxi y Chimborazo. Solo en Pichincha, donde el 95% de los productores son pequeños y medianos agricultores, se sembraron 720 hectáreas en 2015.
Para contribuir a la sustentabilidad de este cultivo, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) ha implementado la ‘Estrategia de Fomento a la Producción de Quinua’, una iniciativa que tiene alcance nacional.
El Gobierno Nacional otorga paquetes subsidiados
La estrategia permite a los productores de las organizaciones agrícolas recibir un subsidio de $ 445 por hectárea a través de un ‘kit de quinua’, que incluye semilla, fungicidas, insecticidas y abonos foliares de origen orgánico.
Para acceder a la subvención, el agricultor debe estar acreditado, formular una solicitud y presentar sus documentos personales en la Dirección Agropecuaria del Magap. Una vez aceptada su solicitud el agricultor puede recibir el beneficio por cuatro años.
Durante ese lapso, el productor puede recibir asistencia técnica antes, durante y después de la cosecha y, también, solicitar la prestación de herramientas y maquinaria para el ciclo de cultivo de la quinua.
De esta manera, el agricultor puede acceder a sembradoras manuales para la siembra, bombas a motor para las aplicaciones necesarias del cultivo y máquinas trilladoras estacionarias para el grano de quinua.
A su vez, mediante la empresa pública Unidad de Almacenamiento (UNA EP), los agricultores obtienen facilidades en la comercialización de la quinua.
Agustín Guananga, técnico de la Dirección Provincial de Pichincha del Magap, indicó que aquella empresa pública paga entre $ 80 y $ 100 el quintal de quinua.
Los precios incentivan a los pequeños y medianos agricultores a continuar con la siembra del grano porque, cuando son establecidos como se debe hacer, les permiten recuperar su inversión y obtener un margen adecuado de ganancias.
Guananga indicó que los productores pueden también comercializar la quinua a empresas que se dedican a su exportación o a quienes la venden por libras.
Con tecnología, el cultivo tiene un alto rendimiento por hectárea
El volumen cosechado de quinua depende de factores agroecológicos tales como las características del suelo, la disponibilidad de agua por riego o el momento apropiado de su recolección.
Según los estudios realizados por el Magap, el rendimiento suele ser de 30 quintales por hectárea cuando se utiliza el kit. Por ello, se estima que 21.600 quintales de quinua se producirán en Pichincha este año.
Roberto Márquez, jefe de Agencia del Magap en el área de Tumbaco, indicó que la quinua es una buena fuente de proteínas. “La ciudadanía debería conocer las cualidades y ventajas de su consumo. En lugar de darle leche sola a un niño, las madres deberían darle colada de quinua con leche. También sería importante industrializar el producto y promover el consumo de pan de quinua”.
El grano andino permite varios experimentos culinarios
Gladys Martínez, agricultora residente en Tababela (Pichincha), recibió un kit. Ella es parte de un conjunto de 244 pequeños y medianos productores de quinua, de los cuales 202 poseen de 1 a 5 hectáreas y 42 tienen entre 5 y 10 hectáreas.
Por experiencia propia, Gladys señaló que con el grano se pueden preparar un sinnúmero de platos como el locro con queso, sopa con carne, colada de quinua con leche, pasteles, pan y galletas.
Pero lo que tiene su toque personal es la quinua enconfitada elaborada con la variedad tunkahuan. Ella explica que, en la primera etapa, el proceso de este confite comienza con el lavado de la quinua, prosigue con el secado y luego con el tostado del grano.
Después de que se ha tostado homogéneamente la quinua se le pone una miel preparada previamente con panela y que incluye canela, clavo de olor y gotas de limón.
Al enfriarse la preparación, el resultado es una deliciosa y nutritiva quinua enconfitada que ofrece una buena opción para el desayuno. Otra alternativa culinaria de la quinua es su preparación con sal para obtener un plato con sabor similar al tostado.
José Jibaja, su cónyuge, manifestó que se puede preparar también chicha de quinua y endulzarla con jugo del penco.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here