El Gobierno Autónomo Descentralizado del cantón Balzar ha puesto en funcionamiento el renovado camal frigorífico municipal, que cuenta con modernos equipos e implementos para la matanza y desposte diario de animales bovinos, porcinos y caprinos.

Funcionarios del ministerio del Medio Ambiente, a través de Agrocalidad visitaron, en meses pasados, diversos camales de varios cantones del país, para constatar el funcionamiento ambiental de matanzas de los animales. Muchos camales, entre ellos el de Balzar, fueron clausurados por no contar con las debidas garantías y medidas de salubridad.

Las autoridades municipales presidida por el alcalde Cirilo González, tomaron en cuenta el pedido de los funcionarios de Agrocalidad y procedieron a realizar la inversión mediante un convenio con el Ministerio de la Producción (Mipro), para la renovación del camal.

Los bovinos, porcinos y caprinos poseen corrales divididos, donde antes de sus matanzas y faenamiento son revisados por un doctor veterinario, el mismo que autoriza el sacrificio otorgando un certificado de salud. El animal tiene que estar en cuarentena un mínimo de 12 horas para entrar al sacrificio.

En lo que tiene que ver a la matanza de los bovinos el animal entra por una manga (trecho), en la cual se lo lava con una manguera de presión para limpiarlo totalmente. Luego avanza a un cajón de aturdimiento donde lo guindan y con una pistola eléctrica se lo insensibiliza.

Una vez muerto se lo degolla y con una sierra eléctrica se lo abre, para luego proceder al respectivo faenamiento. Es decir le sacan la piel, las vísceras, la carne pulpa y los huesos. Todos estos residuos de la res pasan a una sala de oreo (secado), donde permanece de dos a cuatro horas para que destile y drene la sangre que queda en estos residuos. Luego pasan a las cámaras de frío donde permanecen 24 horas.

Una vez cumplido este plazo la carne recién podrá ser distribuida para su comercialización en el mercado central, así como a las diversas tiendas, comisariatos y centros de abastos.

Los animales porcinos cumplen casi el mismo proceso de matanza, con la diferencia de que estos, una vez sacrificados los introducen en unos calderos hirvientes y a su lado funciona una máquina peladora.

Andrés Bravo, director del área de Salud Municipal, manifestó que mensualmente se están sacrificando un promedio de 250 a 300 reses y de 150 a 200 cerdos.

Dijo que este camal por su infraestructura moderna está concebido para funcionar como camal regional. Es decir, que los matarifes de los cantones vecinos de El Empalme, Colimes, Palestina, Santa Lucía, pueden allí realizar sus matanzas y faenamientos.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here