«Nuestros mayores decían que cayera una manito de agua para sembrar y nosotros recogimos esa palabra para la finca, porque así valoramos este espacio». Con esa frase resume Aldemar Nejer, propietario de la finca agroecológica Mano de Agua, una iniciativa familiar, cuyo nombre se debe a la forma en que los ancianos se referían a la escasez de agua en la zona.

Este sitio, que tienen el modelo de producción agroecológico, se ubica en la comunidad de Pueblo Viejo, perteneciente a la parroquia García Moreno, cantón Bolívar. Aquí se comparten saberes ancestrales con los productores interesados en recuperar la agricultura impulsada por los antepasados.

Según el dueño del inmueble productivo agropecuario, el proceso nació en el año 2010, después de instar a los agricultores de otros sitios a cambiar el monocultivo por otras alternativas que permitan enfrentar el cambio climático. En una primera etapa se trabajó en la planificación a nivel familiar, a través de la percepción de hombres y mujeres sobre el uso del espacio. Se diseñaron curvas de nivel para conservar el suelo y dos sistemas para recolección y almacenamiento de agua de lluvia; y se sembraron plantas nativas (aliso, pumamaqui y arrayan), frutales y cultivos ancestrales (oca, papa chaucha, melloco).

“Esta experiencia es un intento de demostrar que se pueden hacer otras actividades dentro de las comunidades. Lo que queremos es que se repliquen y se masifiquen, que la gente entienda que esta son medidas frente a los cambios del clima y sirven para mejorar nuestro entorno, nuestra vida misma», agregó el productor.

EL CÍRCULO DE LA ALIMENTACIÓN

El pie de la finca se encuentra un área diseñada con los surcos en forma circular. Cubierta con plantas de hortalizas.

Esta forma de cultivar tiene tres propósitos. Optimizar el riego por aspersión, mantener la humedad y contar con otro atractivo e innovador espacio de producción según la explicación del propietario.

En esta superficie de tierra cultivada se ha dejado a un lado el tradicional surco en línea recta, curva a nivel o la platabanda.

Esta propuesta se encuentra en ensayo en la zona, esperando que en poco tiempo contar con los resultados.

Alimentos sanos

En la finca existe una mezcla de saberes ancestrales locales. Con esta propuesta se pretende que exista una relación directa con el contexto natural donde habitan las comunidades.

De allí que en el lote de terreno se encuentra una diversidad de prácticas para la conservación de suelos, el manejo del cultivo sin la utilización de químicos…. La familia y vecinos se alimentan con productos sanos y naturales.

Además de compartir experiencias de producción, también se ha convertido para compartir los productos con los vecinos del lugar.

Para la investigación

En este lugar, también, se ha convertido en un punto para la investigación. Estudiantes del programa semipresencial de Ingeniería Agronómica, con sede en la ciudad El Ángel, de la Universidad Técnica de Babahoyo, desarrollan algunas prácticas de investigación.

Allí, los nuevos profesionales desarrollan prácticas de conservación de suelos y agroecológicas.

Fuente: La Hora | El Productor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here