La dependencia de Rusia de productos importados es muy alta; en frutas llega hasta el 75% de las ventas internas. Una de las ventajas es que no existe competencia local, la lucha comercial vendrá con otros países que exporten en el país. Rusia es un mercado para un producto de calidad, no para un producto que venga de excedentes o barato y muy perecedero.
Los centros de consumo
Los principales centros de consumo más importantes son Moscú, San Petersburgo y Siberia, ya que estos se encuentran en latitudes en las que el invierno dura casi 5 meses. Además, Rusia no produce apenas fruta (salvo manzanas, bayas y fresas), y está prácticamente restringida a un corto verano y una primavera fugaz. Todo ello convierte a este país en un mercado con muchas oportunidades para exportar frutas.
En el 2015, las importaciones de frutas (Capítulo 8) alcanzaron los 3.843 millones de dólares. Las frutas con mayor demanda son las manzanas, los plátanos y los cítricos. Incluso hay una larga tradición en Año Nuevo de consumir naranjas y mandarinas. Rusia se ubica como el undécimo destino de las exportaciones de frutas, con una participación de 2% del total.
Las exportaciones peruanas de frutas a la Federación Rusa han registrado un incremento exponencial en los últimos años, pasando de 1 millón de dólares en 2007 a 45 millones de dólares en 2014. Sin embargo, en 2015 solo se llegó a exportar 31 millones de dólares en frutas y hortalizas, un 31% menos que en 2014.
Estas cifras advierten el reto que los exportadores peruanos tienen para colocar sus productos en este interesante mercado.
El 90% de oferta de frutas hacia el mercado ruso corresponde a uva, principalmente en su variedad red globe, con un valor de 25,9 millones de dólares. Seguida de mandarinas, granadas, tangelo, toronja, castañas (nueces de Brasil), aguacate (palta) y mango.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here