Los fuertes vientos ocasionados por las lluvias de la semana pasada bastaron para dejar millonarias pérdidas en la producción bananera de La Lima.
La finca Cooperativa Agropecuaria El Triunfo Limitada resultó la más afectada entre los 19 socios de la Asociación de Productores Bananeros Nacionales (Aprobana).
Los daños son en 14.689 matas, suficientes para llenar 15 contenedores que equivalen a 89.235 $ o más de dos millones de lempiras.
El Triunfo arribó a sus 45 años sumando 20 socios que hace menos de una década decidieron optar por un seguro agrícola que cubre 2 $ por planta, cifra que les permitirá contar con dinero fresco para reinvertir en la renovación de la finca, tomando en cuenta que el rendimiento por hectárea es de 1.730 plantas.
La cooperativa vende bananos con calidad de exportación a Chiquita Honduras Company Limitada y antes de los daños proyectaban un rendimiento de 3.200 cajas por hectárea.
“Si ellos (El Triunfo) tenían 3.200 cajas por hectárea estimadas, ahora solo sacarán 2.816 cajas por hectárea”, explica Maynor Velásquez, gerente de Aprobana.
Aunado a los socios, esta finca emplea de forma indirecta a unas 80 personas, que ejemplifica el aporte de la fruta como uno de los cultivos con mayor generación de empleo. “En el banano andamos en 1,3 personas por hectárea, mientras que en la palma africana es una persona por cada 10 hectáreas”, compara Velásquez.
La fruta de segunda es comercializada en Honduras porque no cumple algunas especificaciones de exportación. La caja vendida en el mercado nacional alcanza los 40 lempiras, insuficientes para cubrir los costos de producción.
Gumercindo Chávez, presidente de la Cooperativa Agropecuaria El Triunfo Limitada, pronostica una recuperación lenta en la plantación, porque esperarán nueve meses para que crezcan los hijos de las matas caídas.
Los trabajos de limpieza demorarán 15 días, contados desde el domingo 5, al tiempo que parte del personal de la finca deberá dedicarse a resembrar, mientras otros trabajan en las asignaciones habituales de la finca, como corte, selección lavado y empaque.
Pese a que los socios de El Triunfo han registrado pocos eventos de pérdida, Chávez es del criterio que los seguros agrícolas son una buena inversión. “Tenemos casi nueve años de estar pagando seguros y es muy bueno porque ahora que la producción bajó, con lo que nos pague el seguro podremos darle mantenimiento a la plantación, comprar insumos y pagar la mano de obra”, agrega.
Certificaciones
La actividad agrícola dio un paso importante en la promoción de certificaciones que garantizan acciones de responsabilidad con los productores y un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, entre otros beneficios. Los productores independientes de banano en el Litoral Atlántico no se quedaron atrás y desde 1998 comenzó el proceso para lograr las certificaciones en Rainforest Alliance y Global GAP.
El primer sello asegura a los compradores que el producto que consumen ha sido cultivado y cosechado usando prácticas social y ambientalmente responsables. El segundo, certifica las normas de higiene en la manipulación de alimentos y del personal.
“Estas certificaciones facilitan el proceso de exportación del banano, tanto en la entrada a Estados Unidos como en Europa”, refiere Arnold Antúnez, coordinador de certificaciones en El Triunfo, una de las 13 cooperativas de Aprobana con estos sellos.
El reto es que más productores independientes se certifiquen para seguir en el mercado extranjero.
Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here