Los moluscos se han convertido en el obstáculo más grande de aquellos que se dedican a cultivar la tierra, ya que apenas germina la semilla le caen encima a las nuevas plantas. Los animales no tienen contemplación alguna y en cuestión de días acaban con la producción de turno, ya sea maní, plátano, yuca, fréjol, y todo cuanto sirva de alimento para el ser humano.

Abel García es una de las víctimas del caracol africano. Asegura que el problema no es nuevo pues hace más de tres años se viene registrando en el sector.
En un primer momento pensó que usando químicos los eliminaría, pero la presencia es tal que unos pocos caen por el plaguicida, pero el resto acaba con la planta. “No hay dinero que alcance para comprar matababosa, así que no queda más que abandonar la cosecha”, indica. Según García, la plaga ya no se puede controlar y se encuentra por todo el valle. Antes que apareciera los agricultores tenían ingresos considerables, ya que el suelo rico del sector no precisaba de abonos para demostrar sus bondades.
Perfecto Vera, por su parte, menciona que la presencia del caracol se da especialmente en los sitios húmedos y donde hay sombra, por eso es normal verlos debajo de las hojas “absorbiéndoles la vida”.
“Lo devoran todo. Tomate, fréjol, ya no sabemos qué hacer con ellos. Pedimos a las autoridades que nos ayuden para eliminar este problema que nos aqueja”, cita Vera.
Sin reporte. César Chérrez, responsable de sanidad vegetal de Agrocalidad, manifestó que su accionar se da por la denuncia de los afectados, y en el caso de Calderón no han tenido reporte alguno de la presencia del caracol terrestre o gigante africano, como también se lo conoce.
“Hasta el momento no hemos recibido ninguna denuncia de ese sector, pero estamos prestos a colaborar con el agricultor si se acercan hacia nosotros y coordinamos para estar presentes en la zona”, indicó.
En cuanto a las trampas son basadas en atrayantes, esencialmente frutas o canecas que van a nivel del suelo. El caracol se siente atraído por los néctares que emanan las frutas. Una vez que ingresan a la trampa, quedan retenidos, y son exterminados, dijo.
Fuente: El Diario | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here