El chifle elaborado del plátano, atún enlatado, chocolate, son, entre otros, los productos que pese a producirse en esta Provincia no reciben un valor agregado e impiden que la marca Esmeraldas sea reconocida nacional o internacionalmente.

Para el presidente de la Cámara de la Pesquería que agrupa a unos 5 mil pescadores en la ciudad de Esmeraldas, Rafael Vergara, la falta de dinero para crear industrias y el no contar con un Puerto Pesquero Artesanal que con todas las facilidades, dificulta exportar productos extraídos del mar.

Lamenta que los pescadores esmeraldeños solo sean quienes capturen a la espacies como el dorado, la albacora, “mientras que otras ciudades son las que ponen la etiqueta y se llevan el crédito”, detalla.

Falta de crédito

Asegura que una de las dificultades para que Esmeraldas sea una provincia de producción y no solo de consumo, es la falta de acceso a créditos, facilidades a que su criterio, es limitado en las entidades financieras.

“Lo que más tenemos son trabas para tener un crédito que permitan tener las herramientas para darle el valor agregado a nuestro productos, que es usado por otras provincias para sus exportarlos”, dijo el dirigente pesquero, de la cuarta provincia del país en producción de productos del mar.

Para el presidente de la Cámara de la Pequeña Industria, Franklin Arroyo Mora una de las formas de lograr industrializar los productos esmeraldeños y acceder a los créditos es por medio de la asociatividad.

“No son todos, pero muchos, solo piensan en el yo, y eso les impide pensar en asociarse, pero se olvidan que de esa forma se logran mejores objetivos e incluso abaratan los costos”, justificó su propuesta para hacer de Esmeraldas un punto de exportación y no solo de consumo.

Capacitación

Para el presidente del frente de profesionales ‘Esmeraldas en Acción’, Ernesto Sosa, además de asociarse los productores esmeraldeños, independiente a su oficio, deben pensar primeramente en capacitarse para saber qué valor agregado le darán a su trabajo.

Cree que una forma de medir el consumismo esmeraldeño de productos de otras provincias, es que el 95% de la economía de Esmeraldas se mueve gracias empleado y autoempleo, comportamiento que fomenta el consumo, pero poco la producción macro.

Vislumbra que con la capacitación se crearán nuevos emprendedores, los que al asociarse tendrán más posibilidades de acceder a un crédito y con ello se convierten en inversionistas, dando paso a tener productos que cubran la demanda y las normas de calidad que en ocasiones, relega al producto local.

 

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here