El comercio electrónico (eCommerce) es la gran vitrina para los nuevos emprendimientos. En Ecuador, a través de Internet, las pequeñas y medianas empresas (pymes) están logrando mayor exposición para sus productos.
La facilidad de concretar varias ventas a la vez y en diferentes territorios, sin necesidad de desplazamientos largos, es uno de los atractivos que encuentran los pequeños empresarios. La apreciación es similar para el adquiriente, pues puede comprar mercadería desde la comodidad de su oficina u hogar.
Según datos de la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico, en 2014 y 2015, el eCommerce representó aproximadamente $ 800 millones transaccionados en cada año y, para 2016, se prevé un crecimiento sostenido.
El creciente uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) convence a los comerciantes de complementar sus actividades con la web.
Según el último estudio realizado en 2015 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 50,5% de la población ecuatoriana ha utilizado Internet en los últimos 12 meses. En el área urbana lo hizo el 58,5% de la población, frente al 33,8% del área rural.
De esas cifras se desprende que el 36,9% de las personas usó Internet como fuente de información, mientras el 29,4% lo utilizó como medio de comunicación en general.
Algunas páginas web se limitan a la promoción de los productos. El cierre de la venta, forma de pago y entrega del bien se establecen directamente entre el usuario y el proveedor. Se financian con un porcentaje de las ventas que generen sus clientes o por cuotas de afiliación. Dentro de esta categoría se encuentran sitios como Mercado Libre, OLX y Amazon, entre otros.
La quiteña Julia Tamayo elabora artesanías y objetos de cerámica, los cuales comercializa en plazas, ferias y por Internet. Hace 10 meses abrió una cuenta en una de las plataformas antes mencionadas. Promocionar sus productos a través de la web le ha permitido vender en otras ciudades del país.
“Me simplifica las cosas. Cuando vendo fuera de Quito, envío el producto por courier y la gente me paga con un depósito bancario o una transferencia electrónica”, destaca.
Otros portales obtienen sus ingresos sirviendo como intermediarios para el traslado de la mercadería desde el proveedor hacia el cliente. No cobran suscripción. Esta última característica atrajo a Julio Espinosa, fundador de la cerveza artesanal Andes Brewing, comercializada en centros de diversión.
Desde hace más de 2 años, él recurrió al comercio electrónico a través de YaEstá.com. Principalmente, lo hizo para satisfacer pedidos específicos de pequeños clientes como, por ejemplo, un paquete de 6 cervezas.
“Cuando un emprendedor inicia tiene muchos asuntos que atender. Este tipo de páginas no solo nos permite llegar a más público, sino que también nos brindan comodidades logísticas y eso es un gran alivio”, comentó Espinosa.
Para los fundadores de YaEstá.com, Alejandro Freund y Martín Jara, la era digital motiva a los comerciantes a innovar para trascender. Actualmente, la página ofrece más de 21 mil productos y cuenta con más de 350 proveedores, el 70% de los cuales es pymes.
En junio, durante una entrevista con EL TELÉGRAFO, Leonardo Ottati, presidente de la Cámara Ecuatoriana de Comercio, señaló que las nuevas generaciones esperan que el eCommerce sea parte de la oferta de servicio de una empresa, aunque esta posea tiendas físicas. “No hacer eCommerce hoy pone en altísimo riesgo a un negocio porque si la competencia lo detecta, y lo hace bien, tranquilamente los puede sacar del mercado”, comentó.
Por ello, la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (Capeipi) creó www.multicomercio.com, un espacio para que sus miembros puedan vender sus productos online.
De momento, el catálogo está compuesto por 500 tipos de bienes, de 8 sectores productivos porque no existe todavía una difusión masiva del portal, indicó Marco Carrión, presidente de la Capeipi, quien enfatizó que los 1.270 negocios que integran su Cámara generan 65 mil empleos directos y 500 mil indirectos en el país.
Carrión agregó que, si bien la plataforma digital es un instrumento comercial imprescindible, la calidad del producto es fundamental para poder captar al cliente. “Debemos aprovechar todas las herramientas a nuestro alcance para ofrecer bienes y servicios óptimos”.

Fuente: El Telégrafo | ElProductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí