Expectativa, molestias y críticas. El presidente chino Xi Jinping llegó la tarde de ayer a Quito para pasar revista a las inversiones y proyectos que el gigante asiático mantiene con el país. Un hecho calificado como histórico por las autoridades ecuatorianas.

El líder asiático arribó a Tababela, a 40 minutos de la capital, a las 16:00 en un avión de Air China. Para recibirlo estuvo el presidente Rafael Correa con su gabinete de Gobierno. También lo acompañó, en esta ocasión, su esposa Anne Malherbe, cuya presencia es poco habitual en actos oficiales.

¿Cuál es la expectativa ecuatoriana? El presidente Correa dijo a la agencia china de noticias Xinhua que esperaba que, con la visita de Xi Jinping, las relaciones, que pasan por su mejor momento, se eleven a un plano de asociación estratégica integral. Este es el nivel de relación más alto que Pekín firma con sus países socios.

“Ecuador es un ejemplo para la región, muchos países siguen lo que hemos hecho. En cuanto a relación y comunicación con China, somos uno de los mayores receptores de financiamiento, pese a ser un país pequeño”, resaltó el mandatario al medio asiático.

Esas relaciones se han visto reflejadas, especialmente, en el financiamiento de siete de las ocho hidroeléctricas que se construyen en el país.

La más emblemática es Coca-Codo Sinclair, que se inaugura hoy y cuenta con un 80 % de financiamiento chino.

Esa es una de las razones de la presencia del presidente que, junto a su homólogo ecuatoriano, supervisará la puesta en funcionamiento de las ocho turbinas del proyecto, a través de las cámaras del ECU-911, en Quito.

“China también ha financiado la obra que considero la más importante de la historia del país: la construcción de la Ciudad del Conocimiento Yachay”, resaltó Correa en el recibimiento a Xi Jinping, en el aeropuerto Mariscal Sucre.

El jefe de Estado chino devolvió la cortesía y destacó la belleza del país, el primero que visita durante la gira latinoamericana que también lo llevará por Perú y Chile. Adelantó que viene con toda la voluntad de llegar a acuerdos estratégicos con el Ecuador.

Ese es un punto que preocupa a Mauricio Gándara, exembajador del Ecuador en las Naciones Unidas, quien considera que, a puertas de un proceso electoral que definirá a un nuevo presidente, por “delicadeza” se debería parar cualquier tipo de negociación en temas de financiamiento.

“Nadie duda de la importancia de China en el contexto internacional. El problema es que el país se ha sometido. Ni el Banco Mundial, ni el Fondo Monetario Internacional nos han pedido que hipotequemos el petróleo como garantía para darnos financiamiento”, dijo Gándara a EXPRESO.

Con la delegación china arribaron empresarios, funcionarios públicos y políticos del Partido Comunista Chino.

A ellos, el presidente Correa les dijo que “sin duda China ha ayudado a transformar la historia del Ecuador, a tener una década ganada para el buen vivir, pero todavía podemos hacer mucho más”.

Para el diplomático y exembajador Abelardo Pozo, ese “hacer mucho más” dependerá de lo que vea Jinping en estos casi dos días en el país. “Vienen a comprobar, de primera mano, cómo están los proyectos que tienen financiamiento de ese país”, declaró a este Diario.

El analista coincide en que es importante entablar relaciones con esta economía, sin descuidar otras que también son socias comerciales importantes del país. “Lo que hay que hacer es evitar caer bajo la dependencia servil de cualquier nación, por grande que sea”, concluyó.

 

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here