La falta de lluvias, que tuvo impacto en muchos cultivos en Sudamérica, también está afectando los cultivos de naranjas en Colombia. “Felizmente, los volúmenes no se han visto severamente afectados y estamos teniendo buena calidad en la fruta. Nuestro principal problema ha sido el calibre de la fruta, el cual ha sido muy pequeño en esta campaña, en comparación con lo que estamos acostumbrados”, empezó Gustavo Botero, de Orofrut S.A.S, empresa que además de cítricos cultiva guanábana, aguacate, papaya, y próximamente, mangostinos.

“¿Quién no disfruta de un jugo de naranja fresco, con fruta recién cosechada? Todos lo hacemos, ¿verdad?”, remarcó el representante de Orofrut, empresa colombiana con más de 10 años de experiencia en la comercialización de frutas, con especial énfasis en las naranjas Valencia. “Tenemos fruta todo el año disponible, con 2 picos productivos: de octubre a enero y de mayo a julio. Actualmente producimos principalmente para mercado interno, pero nuestro objetivo es exportar en un futuro cercano”, afirmó el representante.

Si bien el 2016 deja un sabor agridulce para los productores colombianos, se calcula que el próximo año se tendrá una campaña más productiva. “El próximo año tenemos mejores pronósticos y, quién sabe, hasta tal vez podamos salir al mercado internacional. Aunque nuestro problema sigue siendo el de siempre: el color de nuestra fruta. Si bien el sabor de nuestras naranjas es excelente y alcanzamos los grados Brix y la acidez deseados, por la falta de horas de sol no llegamos a tener los colores que en Europa requieren. Si la mentalidad cambiara en estos mercados internacionales podríamos tener más posibilidades”, finalizó el vocero.

 

 

Fuente: Fresh Plaza | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here