Cotacachi. Una de las ferias de productores más grande de la zona norte es la que se realiza en el Jambi Mascari, en Cotacachi, denominada la “Pacha Mama nos alimenta”. Este espacio es el resultado de 12 años de trabajo, según Alfonso Morales, presidente de la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi (Unorcac).

Trabajo en el sentido de mantener las prácticas ancestrales, el cultivo de productos orgánicos y el rescate de las semillas. Ahora son cerca de 260 productores de cuatro parroquias: Quiroga, San Francisco, Sagrario, Imantag, los que cada domingo llegan al Jambi Mascari a vender o intercambiar sus productos.

“El espacio se ha visto reducido”, añadió Morales e indicó que se adquirió un terreno de 350 metros cuadrados en donde se adecuará para mejorar las condiciones de la feria. Este proceso se planteó hace algún tiempo como una proyección y ahora ya se cristaliza. Se prevé que en este mismo año el espacio esté listo.

Para ello, a decir del dirigente mencionado, se ha gestionado ayuda financiera, tanto con entidades públicas como con el Municipio, La FAO, entre otras también privadas, además del aporte de los productores. “Este espacio permitirá mejorar la calidad y la atención a nuestros consumidores que llegan de distintas partes no solo de la provincia sino también a nivel nacional”, precisó.

Actualmente, el Municipio ha intervenido en la adecuación del terreno. Se prevé que otras instituciones aporten para las estructuras y techo del lugar.

Feria
“La Pacha mama nos alimenta” también es fruto de la conciencia de los productores sobre la agroecología y la conservación de semillas ancestrales, que por un tiempo se empezaron a perder. Asimismo, este espacio representa un sitio de encuentro, donde se mantienen vivas las tradiciones como el truque.

Los domingos, desde las 04:00, llegan los productores con hortalizas, verduras, frutas, cereales0 además de productos elaborados tradicionales y comida típica. A las 07:00 se abren las puertas al público y en un lapso de dos horas terminan la jornada, debido a la gran cantidad de personas que acuden y la demanda que existe, se indicó.

Importancia
Las mujeres, desde hace siglos, fueron las guardianas de las semillas, quienes trabajaban en la tierra y cultivaban sus frutos para alimentar a su familia y para venderlos al resto del mundo. Mientras sus maridos trabajaban, ellas, temprano en la mañana, llegaban a la ciudad con sus productos recién cosechados, producidos con las ancestrales prácticas de la agricultura, para venderlos.

Conforme el tiempo pasó, familias enteras y hombres empezaron a ver a la tierra como una forma de sustento, ahora no solo son las mujeres las encargadas de vender los productos, sino todos quienes integran un núcleo familiar, según comentó Morales.

“Antes, salir a vender les daba vergüenza, ahora es algo que hombres y mujeres lo hacen y disfrutan, porque la feria también representa unión” concluyó. (CFDA)

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here