Dos décadas después vuelve la “guerra del banano” con los mismos actores: los bananeros de las islas Canarias y los de Ecuador.

Si en 1996 fueron las barreras que puso la Unión Europea al guineo ecuatoriano, esta vez es la apertura.

“Estos procesos de apertura comercial incumplen lo pactado con la propia Comisión, que en 2007 se comprometió con el sector platanero europeo a mantener el nivel de barreras arancelarias combinadas con un complemento de ayudas al sector en base a dichos aranceles que posteriormente se han visto constantemente desmantelados desde el año 2010”, señala la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias al portal especializado Freshplaza.

En 2017, cuando tiene previsto entrar en vigencia la Adhesión de Ecuador al Acuerdo Multipartes, la fruta del país ingresará con un descuento inicial de 0,50 dólares por caja, lo cual aterra a los bananeros de Canarias, que tienen elevados costos y que claramente temen competir. Hace una década fue Ecuador que llevó a la UE al seno de la Organización Mundial de Comercio por las cuotas y aranceles que imponía al banano latinoamericano y que se resolvió a favor de Ecuador.

Según los productores europeos, el banano será uno de los principales beneficiados de este acuerdo. Ecuador es el mayor exportador del mundo con 5 millones de toneladas al año, “lo que supone una capacidad de volumen de exportación indiscriminada, que va contra los principios de protección a la producción europea”.

Los canarios insisten que: “este acuerdo favorece a las grandes multinacionales internacionales que explotan las producciones de países como Ecuador, Colombia, Perú, Costa Rica y otros países Centroamericanos, para incrementar sus exportaciones a Europa gracias a los beneficios comerciales de los acuerdos arancelarios que mantienen con la UE”.

En cuatro años desde la vigencia del acuerdo, el arancel para Ecuador bajará de 104 a 75 euros por tonelada. Habrá un mecanismo de estabilización que se activaría cuando se sobrepasen los volúmenes de envío. Es decir, Europa valorará la suspensión de las preferencias si se alcanzara el umbral anual establecido.

La Asociación advierte que dichos mecanismos de estabilización y control ya han demostrado ser ineficientes para la supervisión del cumplimiento del volumen de importación y los estándares establecidos por la UE, “a la vez que desconocen qué seguimiento real de las condiciones laborales y de medio ambiente se está realizando por parte de las instituciones comunitarias”.

 

Fuente: Expreso | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here