El camal Municipal de Pelileo obtuvo la certificación que avala el buen manejo de los productos cárnicos y que cumple con todos los estándares que exige Agrocalidad para su buen funcionamiento.

Manuel Caizabanda, alcalde del cantón, dijo que el trámite duró ocho meses. También destacó que el proceso de faenamiento mantiene los niveles de excelencia en cuanto al tipo de corte y, por lo tanto, existe amplia confiabilidad para el consumo humano. “Este certificado nos compromete a seguir trabajado y mejorando la calidad de las carnes y por ende mejorar la atención a los usuarios”, explicó.

En el camal Municipal se faenan alrededor de 600 bovinos mensuales y 1.500 cerdos, mismos que son monitoreados desde el día anterior por la médica veterinaria, quien certifica el estado de salud de los animales.

El proceso del pre faenamiento consiste en el registro del animal, revisión médica, y reposo durante 24 horas; al siguiente día, horas antes de ingresar al callejón del matadero, se revisa nuevamente al ganado para el sacrificio.

A acto seguido se procede con el descuerado, despoje de vísceras, corte, y lavado, para finalmente ser devuelto al propietario.
Javier Rodríguez, director de Agrocalidad, comentó que con la certificación se entiende que el lugar cumple con las normativas de bioseguridad alimentaria, sanitaria, y manejo de personal, tres características básicas para el buen funcionamiento de un establecimiento de consumo.

Fuente: La Hora | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here