En los últimos años se ha mejorado la genética e incrementado la producción de cuyes,
en la parroquia Luis Cordero.

Las mujeres de la comunidad Quillopungo, de la parroquia Luis Cordero del cantón Azogues, tuvieron a su cargo la tarea de preparar  los cuyes, que de doce en doce salían de los braseros donde el carbón ardía.
Faltaron manos para realizar esa tarea; los compradores eran muchos y todos estaban deseosos por degustar uno de los platos típicos más apetecidos de la sierra ecuatoriana: el cuy asado acompañado de mote, papas, arroz, ensalada y ají.
Más de 150 cuyes se esperaba vender al público, la demanda fue alta, el plato con un cuy grande costaba 18 dólares. También había otras opciones como el hornado, el seco de pollo y las empanadas.
Entre las bebidas se ofrecía chicha de jora y otras que refrescaban en medio del  radiante sol, que ayer iluminó con intensidad.
Mientras unos compraban y se deleitaban del sabroso cuy asado, en el escenario el presidente de la Junta Parroquial de Luis Cordero, Manuel Rojas Verdugo, invitaba a los propietarios de los cuyes en pie, a inscribir sus ejemplares para participar en la carrera del cuy.
Cada cuy participante se distinguía por su color, el cual incluso daba lugar a su nombre; así constaban inscritos: pinto, negrita, negro y otros, entre ellos también estuvo Valentín.
Festival
La Asociación de Productores Agropecuarios de Quillopungo y el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), desarrollan  desde hace 11 años el Festival del Cuy.  La Unidad Educativa “Los Cañaris”, de la parroquia Luis Cordero fue el escenario donde este año se dieron cita productores agropecuarios y público en general.
En el evento que inició a las 09:00, se exhibieron cuyes vivos, y se comercializó cuyes reproductores y  platos típicos. A las 10:30 iniciaron los concursos del cuy más pesado, del cuy mejor disfrazado, carrera de cuyes y cuy ciego.
Laura Peralta, presidenta de la Asociación de Productoras Agropecuarias de la comunidad de Quillopungo, agradeció a los presentes, quienes vinieron desde diferentes sectores de la provincia a admirar el festival.
El MAGAP por su parte también hizo presencia en la feria; su influencia se nota en  la calidad y mejora de la producción de cuyes que presenta Luis Cordero. Esta Cartera de Estado apoya en todos los componentes agrícolas y agropecuarios, con asistencia técnica para criar animales menores, mejoramiento de pastos y comercialización.
Manuel Rojas Verdugo, presidente del Gobierno Parroquial, comentó que durante los 11 años que lleva vigente este Festival, es evidente el progreso y apoyo de la gente, lo que ha obligado a los productores a seguir mejorando la genética e incrementando la producción, la misma que es un componente importante en la economía de los habitantes de la parroquia.
La  producción de animales menores como el cuy se fortalece en la parroquia, donde esta actividad dinamiza la economía local.
El compromiso del Gobierno Parroquial y del MAGAP es de continuar apoyando la producción local, y sobre todo fortaleciendo las cadenas de comercialización, para que los productores logren mejores precios por sus productos.

 

 

Fuente: El Mercurio | ElProductor.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here