El mantenimiento de los barcos es clave para mantener su productividad en el tiempo, más aún considerando las exigencias de la operación atunera que comprende viajes de pesca que incluso superan los 80 días dependiendo de las características y autonomía de la embarcación. Frente a este requerimiento existe un desafío estructural para la flota: la antigüedad de los barcos.

La edad promedio de la flota atunera ecuatoriana fue de 37,26 años en el 2016. La figura 1 ilustra que el 46% de la flota (53 barcos) se ubica en un rango entre 29 y 42 años, otro 33% registra un rango de antigüedad entre 43 y 56 años, mientras que apenas 2% de los barcos tienen menos de 14 años de edad. En resumen, alrededor del 80% de los barcos y de la capacidad pesquera se encuentra en un rango de edad entre 30 y 50 años.

La situación respecto al resto de países que operan en el Océano Pacífico Oriental (OPO) se muestra en la figura 2, comparando además la capacidad de acarreo promedio de las flotas según su pabellón (en bases a datos del año 2016).

Figura 2

¿Cuánto representa para la flota atunera el costo de reparación y mantenimiento? ¿Cómo inciden el tamaño del barco y la antigüedad en el costo?

En base a una muestra y extrapolando los valores para el total de la flota atunera del Ecuador se estimó que el gasto anual por concepto de reparación y mantenimiento podría ser de alrededor de $102 millones, incluyendo el costo de materiales y repuestos. Mientras que, si se excluye del análisis los valores de materiales y repuestos, la estimación bordea $65 millones.

En base a datos analizados, el costo de reparación y mantenimiento oscila un rango entre el 18% y 28% (sin incluir la depreciación), siendo un porcentaje variable en función del tamaño del barco y que puede fluctuar además si se incluyen o no el costo de materiales y repuestos.

La figura 3 evidencia la significativa correlación (R) entre el costo de reparación y la antigüedad del barco, pero sobre todo con su tamaño (medido en capacidad de acarreo). Esto trae a discusión que el problema del elevado costo de reparación y mantenimiento para la flota no solo sea por su antigüedad, sino que representa un desafío aun mayor dado el elevado número de embarcaciones de pequeño tamaño: 53% de las embarcaciones tiene menos de 545 toneladas de acarreo y un agregado del 85% es menor a 1.090 toneladas. Siendo las embarcaciones ecuatorianas en promedio más pequeñas que la media regional, es una variable importante a considerar si hablamos de brechas de competitividad frente a otros países.

Figura 3 y Figura 4

En la figura 4, se observa que el costo de reparación y mantenimiento (sin incluir el rubro de repuestos) puede llegar a representar en términos relativos un monto mucho mayor para las embarcaciones más pequeñas. Por ejemplo, en dos embarcaciones de igual antigüedad, el peso del costo de reparaciones sobre el costo total difiere sustancialmente en función del tamaño del barco. Esto podría sustentarse en el componente de costo fijo que tendría el costo de reparación y mantenimiento, independiente del tamaño de la embarcación.

Fuente: Cámara de Pesquería|ElProductor.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here