Los habitantes denuncian irregularidades en el estudio de impacto ambiental de la empresa.

Que la Minera Challiyacu que está en el sector de Guangarcucho en la parroquia Nulti suspendas sus actividades es la petición de los habitantes de las comunidades de Challuabamba, Guangacucho y Sanjuanpamba quienes se sienten afectados por la presencia de la empresa.
Fabían Carpio, representante de la comunidad de Sanjuanpama, comentó ayer que el 11 de enero de esta año se realizó una reunión de socialización con funcionarios de la Comisión de Gestión Ambiental (CGA) de la Municipalidad y del Ministerio del Ambiente sobre el proceso para otorgar la licencia ambiental a la mencionada minera y conocer el borrador del estudio del impacto ambiental contratado a una consultora privada por los representantes de la minera.
A decir de Carpio, en la reunión se encontraron irregularidades, pues en los estudios no se hicieron constar los indicadores de ruido, contaminación, se expusieron datos rerrados de la flora y fauna que hay en la zona, entre otros, lo que causó malestar en los asistentes.
Lo que mayor incomodó a los asistentes fue que en la reunión se les indicó que tenían siete días para hacer las observaciones del caso.
Los habitantes solicitaron mediante oficio dirigido a Catalina Albán, directora de la CGA, que se les de seis meses para revisar el informe, plazo que tuvo la consultora de la minería para realizarlo.
Además, en otro oficio de fecha 18 de enero, dirigido a la CGA y al MAE, suscrito por los moradores de la parroquia Nulti, denuncian “…que en el cuador de firmas de los profesionales que supuestamente intervinieron (en el estudio), consta la de la bióloga Maritza Bermeo Alvarado, quien denuncia a la CGA y al MAE que ella jamás participó en este proceso, y que su firma fue escaneada de otro informe…”.
Por esto, los moradores exigen las suspensión de la explotación de la Minera Challiyacu en la quebrado que lleva el mismo nombre.

Proceso

Al respecto, Catalina Albán, directora de la CGA, indicó que la actividad de la empresa es la extracción de áridos y pétreos cuya competencia tanto para los permisos de explotación y permisos ambientales desde el año 2015 están a cargo de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs).
Las actividades en Challiyacu fueron otorgadas y disponen de derechos adquiridos por el Ministerio de Minería en años anteriores, posiblemente desde el año 2001, mencionó la funcionaria. “Lleva cerca de 19 años con un permiso del ministerio”, añadió.
Pero actualmente, la minera debe obtener sus permisos ambientales, en este caso una licencia ambiental.
Uno de los requisitos es que el estudio ambiental se elaborado por un consultor registrado y calificado ante el MAE, “la CGA no registra ni califica a los consultores”.
Además el propietario, en este caso de la minera, es quien debe contratar al consultor ya que así lo establece la ley.
A la CGA le corresponde verificar que los procesos se cumplan conforme a la ley, verificar el contenido del estudio y ver si cumple con las normativas.
Albán señaló que el dueño de la minera inició el proceso de regulación conforme la Ley que inició el año anterior.
La licencia ambiental “no se obtiene de la noche a la mañana”, recalcó la funcionaria, incluso si la empresa no cumple con los procesos se podría negar el permiso.

CONTROL DE EXTRACCIÓN

Pablo Crespo, director de Gestión de Áridos y Pétreos del Municipio, explicó que cuando se transfirieron las competencias para los permisos de explotación y permisos ambientales se creó la dirección y una normativa a través de una ordenanza.
En esta se definió las zonas en las que se permitirá la extracción de áridos y pétreos que son los sectores donde ya se realizaba la extracción, como el caso de Nulti. “No se han incorporado zonas nuevas, como en la zona residencial de Challuabamba en donde no se va a permitir extracción de áridos y pétreos…”, aseveró.
Para que una persona obtenga un permiso de áridos y pétreos, en primer lugar debe ser dueño del terreno en donde se realizará la actividad.
También debe cumplir con requisitos como verificar si no hay zonas de riesgo, si no está cercana a zonas pobladas, en zonas residenciales está prohibido; y cumplir con temas técnicos y ambientales.
Según Crespo en el caso de Challiyacu ya realiza la actividad desde hace unos 11 años y se hace el control de esta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí