Ante aproximadamente 700 asistentes, el ministro de Agricultura y Ganadería, Rubén Flores, presentó las acciones a favor de la producción orgánica que contempla la Gran Minga Nacional Agropecuaria, estrategia emblemática del Gobierno Nacional para transformar el agro ecuatoriano.

Lo hizo al intervenir en el “I Congreso Internacional de Producción Orgánica y I Feria de Productos Orgánicos”, que tiene el propósito de apoyar a los productores en el fortalecimiento de capacidades técnicas y comerciales e impulsar el consumo de productos orgánicos, que se inició en Guayaquil.

El evento organizado por la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), entidad adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), se realiza en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) y fue inaugurado por el ministro Flores.

“Es importante unirnos para construir y resolver utopías. He sido testigo de la riqueza que tiene el suelo ecuatoriano, pero también he visto zonas donde hay efectos de una agricultura convencional química que daña la salud de nuestros agricultores; es por eso que asumimos este compromiso de generar agricultura orgánica, amigable con el medio ambiente”, dijo Flores.

Mencionó cuatro ejes de trabajo para consolidar una agricultura orgánica: “Conocer el mercado; institucionalidad a través del fortalecimiento de gremios; servicios agropecuarios que incluyen productos financieros y no financieros; y, finalmente los sistemas productivos, que involucran la agricultura familiar campesina y la agricultura de negocio”.

Del congreso forman parte 26 expositores nacionales, cuatro internacionales y una feria con 49 stands, donde participan el Ministerio de Agricultura y Ganadería, BanEcuador, Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias, dando asesoría y oportunidades de crédito, entre otros servicios.

Dijo que la propuesta es consolidar una política pública objetiva y diferenciada. “Tener una agricultura orgánica es un desafío inmenso, que tiene que ver con el mercado que finalmente crece cada vez más; debemos enfrentar los desafíos que una agricultura orgánica representa y desafíos como lograr bajos costos de transacción, rentabilidad económica de la producción que garantice la vida digna de los productores y buenos precios que permitan que todos puedan acceder a productos inocuos, sanos”.

“Pero –agregó- sin duda el mayor desafío es pensar en la innovación y revolución tecnológica, la investigación que se requiere para que esta producción pueda competir a nivel internacional”.

Además, el ministro Flores anunció que BanEcuador tendrá una línea de crédito verdepara incentivar a los agricultores a realizar cultivos orgánicos, de los que actualmente existirían en el país46 mil 500 hectáreas destinadas a este tipo de producción, bajo la responsabilidad de 13 mil 576 productores registrados en la agencia Agrocalidad.

El Congreso busca impulsar el consumo de productos orgánicos mediante el reconocimiento de un sello de producción orgánica que deberá ser aplicado hasta el 30 de noviembre del 2018, por todos los productores registrados y certificados ante Agrocalidad.

Jhon Franco, director de carreras agropecuarias de la UCSG, manifestó que “para la academia es un enorme placer trabajar de manera unificada con estos aliados estratégicos como son el Ministerio de Agricultura y Ganadería, y Agrocalidad”.

Para Patricio García, director ejecutivo de Agrocalidad, este nicho cada vez se vuelve más apetecible por mercados nacionales e internacionales, por ello el Estado ecuatoriano busca garantizar un acceso seguro a alimentos sanos producidos a nivel local, para promover de esta manera la soberanía alimentaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí