En el Puerto Artesanal Pesquero de Esmeraldas, los más de 2.500 trabajadores no solo se exponen a los peligros del mar, como una ola errante, el clima o los robos en altamar, sino también a la sobreexposición de las radiaciones solares, que en ocasiones sobrepasan las ocho horas.

Ante esto, Joselyn Araujo Contreras, enfermera profesional en el año 2017, llevó a cabo un estudio en el que demostró que el 40 % de los pescadores tienen más de 21 años dedicados a la faena de la pesca. El 60% de ellos, se exponen por periodos extensos al sol de 6 a 8 horas diarias; un 40% evidenció oscurecimiento en la piel, seguido de un 30% que presentó enrojecimiento, el 22 % manchas y un 8 % descamación.

Pero entre las medidas simples que emplean para el cuidado de su salud, está la utilización de un sombrero de ala ancha, como Milton Bone, que por años se ha enfrentado al mar y a todas sus peripecias. Él como el 13% de sus compañeros (325), presentan un fototipo de piel II, aquella que nunca se broncea y casi siempre se quema lo que es un signo de alarma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí