Para las cientos de personas que de costumbre suelen madrugar a ejercitarse en la playa del balneario de Las Palmas, de la ciudad de Esmeraldas, la mañana de ayer fue una sorpresa encontrar entre las palizadas en el sector de Balao, a un joven lobo marino.

Una vez que el hallazgo del mamífero fue reportado al ECU911, personal técnico y de vida silvestre de la Dirección Provincial del Ambiente de Esmeraldas (MAE) acudió al sitio para monitorear el recorrido del lobo marino, hasta después de unas horas que regresó a su hábitat natural (el mar).

El director del Ambiente en Esmeraldas, Elver Quiñónez, dijo que para proteger al lobo marino se lo movilizó varios metros del paso de las personas para que no se estresara y garantizar sus óptimas condiciones de salud.

Cinco han llegado
Refirió que hasta la fecha se ha registrado la llegada a playas de la provincia de Esmeraldas de cinco lobos marinos, que han sido encontrados en Paufí, cantón Rioverde; Camarones y Las Palmas, en el cantón Esmeraldas; en Same, cantón Atacames, y en el cantón Muisne. En Same también apareció un lobo marino muerto, que fue enterrado en la arena para evitar contaminación.

“Cada vez que conocemos de la llegada de los lobos marinos a las playas esmeraldeñas, nuestros guardaparques realizan el monitoreo y seguimiento correspondiente hasta que el animal retorna a su hábitat natural”, explicó Quiñónez.

Sobre la llegada de los lobos marinos en la costa ecuatoriana, el Ministerio del Ambiente del Ecuador (MAE) informó que en esta época del año es frecuente observarlos en cualquier punto del perfil costero.

Ellos pueden vivir dentro y fuera del agua, debido a que son mamíferos acuáticos, son una especie migratoria que generalmente se los encuentra descansando en zonas rocosas por varias horas, incluso, pueden estar en una misma playa por tiempos prolongados.

Reportar hallazgos
El MAE pide a las personas que en caso de observar lobos marinos en situaciones no acordes a su naturaleza (varamientos), comunicar a la Dirección Provincial del Ambiente o reportar al 911, para que personal especializado realice el monitoreo y evalúe su estado de salud.

En caso de no observar ningún problema externo en el cuerpo del animal, no es necesario regresarlo al mar ni extraerlo del sitio, sino que será el personal capacitado el que manipule a este tipo de mamíferos marinos.

Adicionalmente, se recomienda no fotografiarse con los lobos marinos y mantener una distancia prudente, debido a que una mala maniobra podría perturbar al animal y se estaría perjudicando su ciclo biológico.

En junio arriban las tortugas
Otro de los privilegios naturales que desde 2014 se registra en las playas de la provincia de Esmeraldas y particularmente en Las Palmas, es la llegada de las tortugas golfinas para el anidamiento, que luego de 45 días nacen las crías.

Es todo un espectáculo ver a las crías como caminan sobre la arena hacia el mar para iniciar su ciclo de crecimiento y sobrevivencia. El arribo de las tortugas a la costa ecuatoriana empieza desde junio a diciembre de cada año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí