La Subsecretaría de Recursos Pesqueros en uno de los censos pesqueros, determinó que 14.000 pescadores están distribuidos en 56 caletas pesqueras de la provincia de Esmeraldas.

El cantón con más artesanos del mar es Esmeraldas. En esta jurisdicción se cuenta con una moderna infraestructura pesquera inaugurada en mayo de 2016. Toda la obra incluye 50 bodegas, un patio de comidas, 16 locales comerciales, un área de mantenimiento de lanchas y motores, todo alrededor de la dársena que puede acoderar simultáneamente a 850 fibras.

Cada lancha para realizar su actividad en altamar requiere de tres personas: motorista y dos ayudantes. Cada uno representa a una familia, por lo que el sector pesquero es uno de los que más mueve la economía local. En el entorno del sector pesquero giran negocios como venta de combustible, comida, pomas, mallas, transporte, hieleras, entre otros.

Tentaciones

Según reporte de los obreros del mar, no hay una tarifa fija de pago por cada salida que puede durar tres días bajo la inclemencia del sol, la lluvia, el manto y frío de la noche. En ciertas ocasiones, regresan a casa solo con un par de piezas de pescado y unos 15 o 20 dólares.

Pero también tienen jornadas en las que bordean los 500 dólares, cuando han logrado una buena pesca. Sin embargo, en el día a día, también son tentados por las mafias, que los recluta con promesas de ganar dinero ‘fácil’ y rápido.

El acuerdo es simple: recibir como pago entre 20.000 y 40.000 dólares a cambio de llevar toneladas de drogas a Centroamérica en sus lanchas. Ese macabro acuerdo ha terminado en muerte y en otros casos en detenciones en el extranjero.

Repatriados

En mayo de 2018, el Gobierno ecuatoriano logró repatriar desde cárceles de los Estados Unidos a 20 pescadores ecuatorianos sentenciados por tráfico de drogas. Hasta esa fecha se contabilizaban 1.600 presos en el extranjero, de los cuales, 250 estaban en Centroamérica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here