Judith Romero, microbióloga especializada en agroecología, aconseja primero definir el espacio a utilizar. Debe tener luminosidad y ser accesible para cuidar las plantas y darles riego.

Aconseja sembrar hortalizas en la etapa inicial. Acelgas, lechuga, cilantro, rábanos, entre otras, sirven para el autoconsumo. Son de ciclo corto y se obtienen resultados en tres meses. Aclara que estas siembras deben ir acompañadas de plantas polinizadoras, como la lavanda o el romero; medicinales y aromáticas; así como repelentes naturales como la menta, el ají o el ajo. Esta fusión atrae insectos y aves polinizadores y repelen las plagas.

1. Capa café
Si la siembra va a ser en el suelo o en algún recipiente, coloque una capa base con material vegetal seco (en descomposición) o piedras. Esta primera capa se degrada de manera lenta, lo cual facilita el ingreso de agua, aire y la población de organismos que favorecen el crecimiento de las plantas.

2. Capa acolchada
Sobre el material vegetal seco (semillas), coloque pedazos de cubetas de huevos o de rollos de papel higiénico. Su función es mantener una buena hidratación. Añada una capa de papel periódico arrugado, para mantener la humedad y proporcionar calor. Cubra todo con material vegetal fresco (ramas, hojas).

3. Capa nutritiva
En este paso, ponga una capa, un tanto gruesa, de compost (producto obtenido de materiales orgánicos), y sobre ella coloque una capa fina de humus (abono orgánico). Esta es la capa nutritiva donde se siembran las semillas. El compost y el humus contienen los nutrientes suficientes para que la planta crezca en buen estado.

4. Siembra
Las semillas deben ser enterradas en la capa nutritiva a una profundidad similar al doble de su tamaño. Por ejemplo, si mide 1 cm, entiérrela a 2 cm. Con las semillas más pequeñas, apenas debe hundirlas. Si siembra hortalizas, coloque las semillas a 10 o15 cm de distancia una de otra. El espacio es importante para permitir un adecuado desarrollo.

5. Trasplante
Para trasplantar las plántulas, que previamente han sido sembradas en espacios pequeños, se espera que tengan alrededor de 10 cm de altura, se hace un hoyo no muy profundo en la capa de tierra y se la siembra. Las raíces obtendrán todos los nutrientes de la tierra y se lograrán fijar en las capas internas.

Hidratación
° La provisión de agua es importante, así como la luz solar. Judith Romero, quien impulsa la agricultura orgánica, pide no inundar los cultivos. Se requiere de agua suficiente para humedecer la tierra. De sobre hidratar los cultivos se alterará el entorno, se genera hongos, se pudrirán las raíces y la planta morirá.

El agua debe ser colocada alrededor de la planta para garantizar que sea absorbida por las raíces. Si se la aplica sobre las hojas se impedirá que estas realicen el trabajo de fotosíntesis.

Remedios para controlar plagas
° La primera plaga que llega a los cultivos es la mosca blanca. Las mariquitas se alimentan de esta plaga.

Si ellas no han llegado al cultivo, un licuado de ají, ajo y menta esparcido sobre las plantas ahuyentará la plaga.

También se puede aplicar agua jabonosa bien disuelta. Se la hace con jabón azul. Su acción resbaladiza evitará que la mosca blanca implante sus huevos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here