El Gobierno podría pasar este año sin sobresaltos, incluso sin los desembolsos pendientes del Fondo. El financiamiento está en duda para el próximo año.

La situación para 2019 parece estar resuelta. Las interrogantes están en el próximo año. El archivo del proyecto de Ley de Crecimiento Económico por parte de la Asamblea, el pasado domingo, plantea la pregunta sobre qué sucederá con el programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) que el Gobierno ecuatoriano suscribió en febrero de este año.

El acuerdo con el Fondo implica un crédito de $ 4.200 millones que se desembolsa periódicamente en tres años, en la medida que el Gobierno cumpla metas planteadas como reducir el déficit fiscal, es decir, el dinero faltante que se genera porque los ingresos del Estado no alcanzan a cubrir sus gastos.

En lo que va del año, el Fondo ha entregado más de $ 900 millones y están pendientes $ 500 millones: $ 250 millones de la revisión de septiembre y $ 250 millones de la revisión prevista para diciembre.

El martes 19 de noviembre, el Fondo, a través de su vocero principal, Gerry Rice, señaló que el organismo “continuará trabajando con el Gobierno ecuatoriano”. El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, aseguró que ayer dialogaron con las autoridades del FMI y que en las próximas semanas se verá “un nuevo rostro del acuerdo”.

Analistas económicos y firmas financieras sostienen que, en el corto plazo, el Gobierno puede conseguir liquidez con deuda interna. Las dudas saltan para 2020.

La multinacional Barclays señaló en su último informe que al Gobierno aún le hacen falta recibir $ 1.500 millones de los organismos multilaterales, eso incluye los $ 500 millones del FMI; $ 500 millones corresponden al Banco Mundial y el resto a otros organismos.

Barclays señala que el Gobierno podría tener opciones de financiamiento interno a muy corto plazo. En caso de que el acuerdo con el FMI termine, el retorno al financiamiento con preventas puede ser la reacción natural de las autoridades.

En ese aspecto coincide un análisis del Departamento de Estrategia de Inversión de Credit Suisse. La firma señala que las preventas petroleras pueden ser una alternativa para superar una fuerte restricción de liquidez que puede tener el Gobierno en los próximos meses.

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, el saldo a octubre de ventas anticipadas de petróleo suman $ 88,3 millones. Para el exministro de Finanzas Fausto Ortiz, no sería conveniente que el país recurra nuevamente a las preventas, luego de que haya cancelado buena parte de ese rubro.

Organismos. Según la proforma 2020, para el próximo año el Gobierno espera $ 2.684 millones de organismos multilaterales. De esa cantidad, $ 1.407 corresponden al FMI, el organismo que desembolsaría más dinero el próximo año.

Gobiernos. La segunda fuente de financiamiento para el próximo año son otros gobiernos, es decir, créditos bilaterales. La cantidad que se espera por ese concepto suma $ 303 millones. Asimismo, se prevé conseguir $ 253 millones de bancos.

Otros. El Gobierno señala en la proforma que $ 1.466 millones provendrán de otras fuentes que no están determinadas. Por ejemplo, podrían ser bonos soberanos u otras operaciones que le den liquidez al Gobierno en 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here