El Instituto de Investigaciones de Fruticultura Tropical (IIFT) promueve hoy la diversificación de la siembra de frutales y la regionalización de las variedades, a fin de elevar la producción y enfrentar los problemas del cambio climático.

Su director general, Guillermo Almenares, se refirió además a Prensa Latina sobre la regionalización de las especies mediante la identificación de sus patrones con el mejor comportamiento en cada zona.

La estrategia en la siembra es diversificar la producción y las variedades, pues el cambio climático en la agricultura está modificando los patrones del comportamiento de las especies que tenemos, reiteró el especialista.

Señaló Almenares que en el enfrentamiento a ese fenómeno, la ciencia en la agricultura y el Instituto tienen un papel fundamental.

El IIFT, refirió su director general, trabaja actualmente en la obtención de nuevos cultivares y variedades de guayaba y de mango, y también de cítricos. En el caso del mango, la fruta más abundante en el país, la institución ha logrado caracterizar los 30 mejores cultivares en toda la isla, comentó.

Almenares destacó el papel relevante del movimiento de cooperativas de frutales de alto rendimiento, que lidera la producción en esta esfera con más del 23 por ciento del total.

El especialista comentó que si hace unos seis años cuando se creó el movimiento a nivel local había 100 cooperativas, hoy se cuenta con 353.

Se producen en el país unas 900 mil toneladas de frutas por año, cifra aún insuficiente de acuerdo con las necesidades del consumo. Se aspira alcanzar más de un millón de toneladas en 2030, según las autoridades del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here