A partir de las 09:30 se realizó en el Complejo Arqueológico Pumapungo, de la ciudad de Cuenca, el Intercambio Regional de Semillas y Saberes Ancestrales organizado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la Dirección Distrital del Azuay.

Participaron alrededor de 35 organizaciones de productores de la Agricultura Familiar Campesina de la Región, quienes exhibieron sus semillas nativas y realizaron un intercambio para proporcionar material genético a otras familias productoras. El objetivo a largo plazo es recobrar el volumen de semillas locales que se han ido perdiendo con el tiempo.

Amable Chaluisa, director Nacional de Saberes Ancestrales del Ministerio de Agricultura y Ganadería, señaló que desde la creación de esta Dirección se fortalecen los saberes y las prácticas agroalimentarias ancestrales locales. «En este espacio de intercambio podemos visibilizar las diferentes variedades de semillas nativas locales. El trabajo del pequeño agricultor solventa la alimentación de la población en un 60%, por ello desde el MAG se promueven estos espacios para garantizar la soberanía alimentaria» resaltó.

En el evento se efectuóó un ritual ancestral de agradecimiento a la Pacha Mama, con el compromiso de mantener las técnicas ancestrales de producción responsables con el medio ambiente, como los huertos circulares.

Manuel Zapatanga, productor del Comité de Agroecología de Gualaceo, exhibió productos ancestrales que su comunidad se ha dedicado a rescatar, como semillas de maíz de seis variedades, habas, fréjol, arveja, zambo, zapallo, ajo, zanahoria amarilla, jícama, ají, tomate de árbol, entre otros.

A largo plazo, con los intercambios de semillas, se pretende tener un banco de semillas a nivel regional, así como la implementación de Comunidades de Aprendizaje junto a colegios agropecuarios de las parroquias Gualaceo, Paute, Sígsig, Santa Isabel y Cuenca.

Rafael Quezada, productor de la parroquia Quintero, agradeció al Ministerio de Agricultura y Ganadería por la generación de estos espacios que permiten a los agricultores conocer la diversidad productiva de los distintos cantones. «Traemos maíz y fréjol de diversas variedades, trigo, chocho y otras semillas que hemos obtenido de otros intercambios», indicó. Además exhortó a la Cartera de Estado a continuar generando este tipo de espacios para el rescate de especies ancestrales.

El trueque es un método de intercambio ancestral utilizado por las comunidades para la propagación de material genético propio de las zonas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here