Foto Internet

En 2019 el área total sembrada en palma de aceite fue de 559.582 hectáreas, cifra que evidencia un crecimiento de 3.7 % respecto al año anterior. Esta dinámica resulta inferior a la de 2018 y menor al crecimiento promedio anual de la última década que se ubica en torno a 5 %. “Lo anterior obedece, en buena medida, a la situación coyuntural de los precios internacionales del aceite de palma y la incertidumbre de mercado que se ha observado en los últimos dos años”, explicó Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma.

De igual modo, durante 2019 la producción de aceite de palma crudo  fue de 1.527.346 toneladas, cifra que revela una caída en la producción de 6 % en comparación con lo alcanzado en 2018, cuando se llegó a una producción de 1.630.825 toneladas.

“Este comportamiento responde a la apretada situación financiera de las empresas, las cuales generaron una reducción en labores del campo como la fertilización y adicional a esto, a variables externas como los fenómenos climáticos que también afectaron el rendimiento de los cultivos”, manifestó el vocero.

A su vez expresó que estas dos situaciones no son exclusivas de la palmicultura colombiana sino que también se presentaron en los países líderes del sudeste asiático y explican, en parte, el inicio de un nuevo ciclo de precios internacionales de este commodity.

Importaciones

Mesa Dishington explicó que durante 2019, las importaciones de aceite de palma crudo y refinado fueron de 215.000 toneladas, 30 % menos respecto a 2018. Sin embargo, resaltó que mientras las importaciones de aceite de palma crudo disminuyeron 104.000 toneladas, totalizando 147.000 toneladas; las de aceite refinado de palma y sus fracciones subieron 8.000 toneladas, llegando a 68.000 toneladas.

“Este comportamiento de recomposición en los flujos de importación de aceite de palma crudo y refinado, estuvo adicionalmente acompañada de una mayor participación de Perú como exportador al mercado colombiano en 2019”, mencionó.

Positiva demanda local para toda la cadena

El vocero de los palmicultores precisó que el consumo nacional de aceite de palma estuvo en alrededor de 1.062.000 toneladas en 2019, representado una disminución de 2 % frente a 2018, lo cual se explica por la contracción que se dio tanto en la producción nacional como la oferta exportable de los países vecinos. No obstante, el mercado nacional estuvo demandado en buena parte del año, para uso en alimentos, para biodiésel y otros fines, manteniéndose el aceite de palma como el aceite vegetal de mayor consumo en Colombia, con una participación cercana a 62 % frente al mercado total de aceites y grasas.

Las ventas de aceite de palma crudo en el mercado local alcanzaron 826.000 toneladas en 2019, lo que representó un aumento de 6 % respecto al período anterior. “Este incremento responde primero al cambio en la metodología de cálculo de la referencia de precio local desde marzo de 2019, que mejoró la competitividad del aceite de producción nacional frente al importado; y, en segunda instancia, a la menor oferta exportable de Ecuador, dada la situación sanitaria que afectó cerca de 40 % de las hectáreas sembradas en el vecino país, aseguró el Presidente Ejecutivo de Fedepalma.

Así mismo, las ventas de aceite de palmiste crudo pasaron de 17.000 a 24.000 toneladas en 2019, alcanzando un incremento de 43 % frente al mismo período del año anterior.

“En cuanto a exportaciones, las ventas de aceite de palma crudo a los mercados internacionales llegaron a 710.000 toneladas en 2019; es decir se presentó una disminución de 16 %,  131.000 toneladas menos frente a lo registrado en 2018, un hecho que tiene que ver con la caída de la producción y la mayor proporción vendida en el mercado local, en un escenario de reducción de la producción nacional”, expuso el dirigente gremial, en tanto señaló que las ventas externas de aceite de palmiste crudo, disminuyeron a 93.000 toneladas, 14 % en relación a 2018.

Comportamiento de los precios internacionales

La cotización Bursa Malasia (posición 3) fue en promedio de USD 544 por tonelada para 2019, alcanzando los menores valores en el mes de julio desde 2015, y registrando una caída de 4 % en relación al año anterior.

Jens Mesa Dishington señaló que la tendencia de los precios internacionales a la baja no fue homogénea a lo largo del año, dado que especialmente en el primer semestre de 2019, se evidenciaron niveles históricos de inventarios y un inusual crecimiento de la producción en el sudeste asiático de 2,8MnT, 8,1 % por encima del observado en el mismo periodo de 2018.

Dijo que en el segundo semestre de 2019 se observó una recuperación, el precio promedio en diciembre fue de USD 699 por tonelada, 26 % más del observado en enero de USD 554 en 2019, en razón a la menor productividad en Malasia e Indonesia, reducida como consecuencia de la baja fertilización; la escasez de mano de obra; sequía; y la baja estacionalidad de la producción en el sudeste asiático.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí