La extensión de estas fuentes hídricas en el Ecuador es de aproximadamente 12.650 kilómetros cuadrados, de estos la mayoría se encuentran en Cotopaxi y Chimborazo. Pero, con el crecimiento de la frontera agrícola, la reforestación con árboles inapropiados y la contaminación se están perdiendo. Desde el Gobierno Nacional se ha implementado estrategias en búsqueda de proteger las fuentes de agua.

Abraham Salazar, dirigente indígena, manifestó que en los humedales está la vida de los seres humanos,  porque se crea el agua. “Sin agua no habrá vida, sin agua no habrá que comer, sin luz se puede vivir, pero sin el líquido vital es difícil”, aseveró. Por lo que, hizo un llamado a todos a cuidar de estos lugares naturales.

Hizo un llamado a la conciencia humana para mantener un ambiente sano, un páramo sano y el cuidado de las lagunas, pajonales, bosques, riachuelos y tanta maravilla que existe en la serranía ecuatoriana.

“Nos sentimos orgullosos cuando pensamos en cuidar la naturaleza, la Pachamama porque aquí está la sangre de nuestras vidas humanas, si muere el páramo moriremos todos”, indicó Salazar.

Para Salazar el llamingo tiene un significado importante, porque es un animal andino, que ha vivido en el páramo desde hace mucho tiempo atrás, es utilizado para el traslado de carga liviana y le mantienen con mucho orgullo. En su cuidado y crianza participan los niños porque son los futuros cuidadores del páramo y los humedales.

Willan Naranjo, alcalde de Salcedo, expresó que en los páramos nace el agua para poder subsistir todos los comuneros, por ello invitó a los ciudadanos a tomar conciencia para preservar y mantener el ecosistema biodiverso, que por culpa del hombre se está terminando.

Dijo que en el sector noroccidental  existe mucho ganado  y causa daño al pajonal, por lo que llamó a los dirigentes a verificar esta novedad y tomar los correctivos del caso para preservar los páramos.

Conservación
Marcelo Pino, director provincial del Ambiente en Cotopaxi, explicó que tienen dos programas emblemáticos como es Socio bosque que tiene capítulo páramo y bosque, donde se protegen 3.500 hectáreas en la provincia y evitan que crezca la frontera agrícola en algunos sectores, para lo que tienen un incentivo de 168.000 dólares para quienes protegen los ecosistemas.

Programas
En los lugares donde han llegado con los beneficios de Socio bosque han tenido una buena aceptación por parte de la ciudadanía, quienes mediante un plan de acción, las comunidades trabajan con el MAE en programas de protección. Aquí trabajan con las comunidades en una política de bioeconomía, por ejemplo ofertan el té de especies nativas de la zona como el sunfo y la valeriana, mantienen los principios activos que los hacen llamativos a los turistas y a la ciudadanía.

El otro programa es el plan de restauración forestal, en donde se enmarca la política de reforestación en la provincia, donde 12.000 hectáreas han sido restauradas y se encuentran bajo el cuidado de los ciudadanos.

Trabajan en una estrategia de educación ambiental, donde están los siete cantones y a través de los consejos consultivos están   enmarcados en el cuidado y protección de los páramos y humedales.

Además, de la prevención de incendios forestales, cuidado y manejo de áreas protegidas, control ambiental, biodiversidad y flora, talleres a niños con quienes trabajan de manera lúdica sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, entre otras actividades.

En Cotopaxi existen tres reservas naturales como son el Parque Nacional Cotopaxi, El Boliche y la reserva Los Ilinizas que entre los tres protegen a 182.577 hectáreas de bosque primario, humedales y páramo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí