El impacto de la crisis generada por el COVID-19 ha alcanzado a las empresas exportadoras costarricenses, que reportan el lento avance de embarques y desembarques en los puertos de Asia, retrasos en el retorno de contenedores y el “enfriamiento” de las compras en los mercados de destino para las exportaciones de Costa Rica. Además, se han cancelado siete ferias internacionales en las que exportadores costarricenses tenían planeado participar, según ha informado la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

Aunque todavía no se percibe un impacto muy fuerte, José Manuel Quirce, presidente de la Cámara de Comercio Exterior y de Representantes de Casas Extranjeras (Crecex), dijo que algunos empresarios ya están manifestando sus dificultades para reabastecerse de productos importados.

Agregó que estos empresarios incluso están pidiendo notas escritas a sus proveedores internacionales, para presentarlas en Costa Rica en caso de ser cuestionados por la reducción en el abastecimiento. De seguir el problema podría presentarse escasez de productos u otras materias.

El presidente de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), Abel Chaves, dijo que el problema se centra en el congestionamiento de los muelles en China. Esto hace que la carga tarde más en llegar al mercado. Chaves reveló que, ante esta situación, las navieras están cobrando cargos adicionales por mantener la fruta y otros productos en los muelles chinos. Aseguró que ese cobro adicional es de entre 1.000 y 1.500 dólares por cada contenedor.

El representante de los piñeros añadió que en América del Norte y Europa, donde se coloca la mayor cantidad de esa fruta, no se reportan problemas de atrasos en la exportación.

La importación también está siendo afectada con importantes retrasos, especialmente en las materias primas traídas desde China, por lo que los importadores y distribuidores aseguran estar buscando proveedores en otros países.

Según Cadexco, aunque el impacto puede ser mayor en las próximas semanas, los efectos ya comienzan a manifestarse, entre los que destacan:

  • No hay rotación de contenedores
  • Las navieras no están saliendo con la frecuencia usual.
  • Los clientes están dejando de comprar y hay menos opciones de tránsito aéreo
  • Caída del consumo de productos en los países con mayor afectación del COVID-19
  • Incertidumbre del comportamiento de los mercados internacionales estratégicos como Europa, Estados Unidos, México y el Cono Sur.
  • Cancelación de siete ferias internacionales por medidas de seguridad (pendientes cinco)
  • Altos costos por espera en los puertos y el desvío a otros puertos (alejando los productos de los puntos de llegada original).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí