Imagen referencial. Por: MundoMarítimo

Según varias autoridades y participantes del sector, la grave congestión en los puertos chinos se está aliviando. No obstante, el atasco de contenedores frigoríficos ha interrumpido el suministro de alimentos frescos y congelados y ha elevado las tarifas de envío fuera de China.

Miles de contenedores frigoríficos cargados de carne, pescado y fruta de todo el mundo con destino a China han quedado varados durante semanas en los puertos del país después de que Pekín prolongara las vacaciones de Año Nuevo y se restringiera el libre movimiento en las ciudades de todo el país para frenar la propagación del coronavirus.

Con servicios mínimos en los puertos y pocos camioneros disponibles para transportar las cargas a sus destinos, los contenedores frigoríficos quedaron varados en unos puertos ya congestionados o fueron redirigidos a otros lugares de Asia donde poder conectarse a la electricidad para mantener frescas sus cargas.

En las últimas semanas, Pekín ha permitido más viajes y ha ofrecido respaldo económico a las empresas para retomar la actividad. Algunos puertos han fletado trenes para traer a los camioneros de vuelta para despejar los contenedores.

«Ha habido escasez de personal en todas partes (…) pero está mejorando conforme va regresando la gente», dice Zhang Ruxing, secretario general de la división de contenedores de la Asociación de Puertos de China.

La naviera alemana Hapag-Lloyd indica a Reuters que la congestión en los puertos chinos se ha aliviado, las operaciones de atraque han mejorado y las terminales han recuperado las condiciones de trabajo normales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí