Los camiones que trasladan alimentos son desinfectados antes de ponerse a la venta al público en Ecuador. Foto: EL COMERCIO

El confinamiento modificó los hábitos de consumo en los hogares ecuatorianos. Un sondeo realizado por Ipsos durante la emergencia sanitaria muestra que en el 58% de los 802 encuestados, la frecuencia de compra de alimentos creció; y el 48% dijo que en la cuarentena tiende a comprar más seguido productos de higiene y aseo.

Los encuestados además indicaron que están realizando más compras en tiendas de barrio, más que los supermercados. Los gastos además aumentaron.

Según un informe de la firma Kantar, el promedio de gasto semanal en los hogares creció en marzo un 30%.

El estudio proyecta también que por la recesión económica, los compradores se fijan menos en las marcas, para ahorrar. En este contexto, el manejo del dinero en las familias debe ajustarse sin sacrificar los gastos prioritarios, que son salud y alimentación, recomienda Jorge Cadena, especialista en educación financiera. “Si se tenía un presupuesto para este 2020 es momento de armar uno nuevo”, dice.

Al ajustar su presupuesto recuerde que el confinamiento le permitirá reducir aquellos gastos suntuarios que tenía antes, como salidas a divertirse.

Esos recursos pueden ir a rubros que ahora se incrementarán, como luz o Internet. Cadena además recomienda buscar ingresos adicionales, organizando mejor el tiempo diario. Él sugiere usar habilidades, por ejemplo, en repostería o manualidades, entre otras.

Bertha Romero, analista del programa de educación financiera Tus Finanzas, dice que normalmente se recomienda ahorrar entre el 10 y el 20% de los ingresos mensuales. Pero, en medio de una recesión, ella señala que el porcentaje puede ser de por lo menos un 5%.

Ordene los gastos para los servicios básicos

? Con las medidas de teletrabajo y clases virtuales se puede incrementar el consumo de Internet y el consumo de energía. Para las personas que no pueden pagar la luz en la emergencia, el Ejecutivo prohibió el corte del servicio.

El pago de Internet que proveen empresas privadas sí debe pagarse. Es recomendable que se priorice este gasto. Consulte con la firma proveedora si está ofreciendo planes más económicos o promociones.

Para ahorrar luz, se recomienda procurar que las computadoras, celulares y tablets solo se utilicen el tiempo indispensable para educación y trabajo, y se reduzca el tiempo de uso para fines de ocio. También se sugiere que los miembros de la familia se pongan de acuerdo para usar un mismo espacio para no tener prendidas las luces en varias habitaciones.

Priorice las compras de alimentos saludables

El gasto en alimentación varió por el confinamiento. Dado que las familias dejarán de salir a comer o realizar paseos, esos recursos pueden ir para alimentación sana. Guillermo Granja, docente de la Universidad Ecotec, comenta que es importante realizar las compras con lista y de acuerdo con un presupuesto, evitando “lo exclusivo”, como bebidas o golosinas de marcas costosas.

Él resalta que si se realizan compras sin planificación, es posible terminar gastando por encima de lo que permite el bolsillo.

El experto dice que para las compras de comida lo más recomendable es usar efectivo, tarjeta de débito o el pago corriente en la tarjeta de crédito. Un error grave, advierte, es diferir las compras de alimentación con la tarjeta de crédito, pues esto genera intereses y la deuda termina siendo más grande.

Cree un fondo en el hogar para los problemas de salud

La llegada del covid-19 colapsó los sistemas públicos de salud y replanteó la necesidad de acceder a servicios de salud privados como complemento a los recibidos a través de la seguridad social.

Para Bertha Romero, experta en finanzas personales, desde ahora es vital que los hogares tengan un fondo de riesgo o de emergencia y, destinar cierta parte de los ingresos al pago de un seguro.

La especialista recomienda reordenar el presupuesto, para encontrar espacios que permitan pasar recursos al fondo de salud del hogar. Por ejemplo, la televisión por cable podría eliminarse. El dinero que antes se gastaba en gasolina también podría redireccionarse a salud.

En el fondo de salud deben incluirse gastos de insumos médicos, como guantes, mascarillas, gel antibacterial, alcohol.

Busque acuerdos para pagar el arriendo

Aunque en el proyecto de Ley de Apoyo Humanitario se contempla una disposición para evitar que los inquilinos sean desalojados si no pagan el arriendo por la emergencia, esta medida aún se discute en la Asamblea Nacional.

Es recomendable que dentro de lo posible, se priorice el pago de este gasto, pues actualmente la Ley de Inquilinato dispone que el arrendatario puede ser desalojado si no paga dos cuotas.

Una alternativa para los inquilinos que no pueden pagar el arriendo es buscar mediación a través de la Defensoría del Pueblo, para acordar que se aplace el pago del arriendo para cuando la situación se normalice, o para acordar con el dueño de casa una reducción temporal de la cuota de arriendo en los casos en los que se ha perdido el empleo o el sueldo se ha reducido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí