Foto cortesía / Redacción Carmen Victoria Rodríguez

La plaga de langosta registrada actualmente en Paraguay, Argentina y que amenaza Brasil tiene poca probabilidad de afectar a Ecuador argumentó a EL PRODUCTOR.COM Daniela Cerón, Coordinadora Subrogante de oficina de sanidad vegetal de Agrocalidad.

Para la Entomóloga esta plaga no vuela a cualquier dirección, sino que es llevada o ayudada por corrientes de vientos y según imágenes del comportamiento climatológico de América Latina en los tres países ya mencionados se forma una especie de circulo climático que hace que la plaga se quede allí.

“Muy difícilmente esa especie de langosta puede desplazarse a países como Bolivia o Perú porque las condiciones climáticas no le permiten salir de ese círculo y para que lleguen a Ecuador tendrían que pasar todas estas barreras de viento y clima y además pasar la cordillera andina” explicó.

Cerón aclaró que la variedad de langosta que se encuentra presente en los países sureños no es la misma variedad que ataca actualmente a Medio Oriente y África actualmente, aunque destaca que la aparición simultanea de estos insectos al mismo tiempo se debe a que existen ciclos en las plagas y que por lo menos en nuestro continente ha quedado demostrado que cada cierto tiempo brotan, el último fue hace 5 años también en Argentina.

“Ellos tienen un ciclo evolutivo que tiende a ser similar entre algunas especies y de manera muy personal considero que factores como el cambio climático y el calentamiento global pudieran tener algo que ver” argumentó.

Advirtió que los factores que intervienen para que aparezcan estos brotes pueden ser muchos, y aunque es poco probable que la misma llegue a Ecuador tampoco se puede descartar.

Ahora bien, la formación de una “manga de langosta”, que representa una explosión poblacional repentina de este insecto, obedece básicamente, a una necesidad de alimento. Es decir, inicialmente se genera una población normal de esta plaga, pero bajo ciertas condiciones de escasez de alimento en la zona donde habita y condiciones ambientales propicias, la población inicial, comienza una escalada desenfrenada de reproducción, incrementando su población en forma desmedida, que necesariamente deberá migrar en busca de alimento.

Ernesto Cañarte, Entomólogo y responsable del departamento de Entomología de la estación experimental Portoviejo del INIAP, explicó también a este medio, que la plaga de langosta sudamericana Schistocerca cancellata, que afecta a los países del cono Sur, no está reportada en Ecuador.

nuestro país no presenta condiciones ambientales favorables para el desarrollo de las poblaciones de esta particular especie de langosta, capaz de formar una manga de langosta” indicó.

Cañarte mencionó que Ecuador al igual que otros países como Perú, registra históricamente en sus inventarios, otras especies del género Schistocerca, que eventualmente se han reportado alimentándose de ciertos cultivos, pero que sus poblaciones no llegan a considerarse de importancia económica, debido muy posiblemente a la acción del control biológico.

Pero tampoco hay que confiarse señaló y que de la experiencia vivida por los países que enfrentan estos problemas, se desprende que, entre las principales herramientas dentro del protocolo de manejo de esta plaga, está el monitoreo permanente en áreas de pastizales, zonas cultivables e incluso reservas.

Otro aspecto a considerar es el legal, ya que estos países han desarrollado normativas específicas, para la vigilancia y control de la langosta. Respecto al control químico, debido a que nuestro país, no reporta problemas de esta naturaleza, no se cuenta con experiencias, ni resultados de la eficacia de sustancias de distinta naturaleza para el control de esta plaga.

Sin embargo, de los manuales que utilizan los países que lo reportan, se observa que, existen una diversidad de insecticidas organosintéticos, capaces de reducir sustancialmente las poblaciones de los estados biológicos de este insecto (huevo, ninfa y adulto), realizando aplicaciones dirigidas al suelo o a los cultivos establecidos, sea mediante equipos de aplicación motorizados en tierra o vía aérea, según sea el estado bilógico a controlar.

También recomiendan que una vez localizados los sitios donde se asientan las colonias de huevos y ninfas, preferentemente, se puede realizar la preparación mecanizada del suelo, que ayuda a la destrucción de estas colonias, al exponerlas a la desecación por la radiación solar. Finalmente, recordar que estas recomendaciones se aplicarían en el caso de la presencia de la plaga, lo cual no es el caso para Ecuador hasta ahora, expresó.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí