Foto internet

Una nueva generación de enjambres de langostas del desierto amenaza la seguridad alimentaria de millones de personas en el Cuerno de África y Yemen, alertó la FAO.

Un comunicado del organismo especializado de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en esta capital, advirtió que pese a los intensos esfuerzos para controlar la plaga durante 2020, aumenta su incidencia y el peligro para los medios de vida agrícolas y pastorales de los pobladores de esa región africana.

La FAO reconoce el apoyo de gobiernos y socios en la vigilancia y coordinación, el asesoramiento técnico y la adquisición de suministros y equipo, pero sostienen que las ‘operaciones deben ampliarse aún más para salvaguardar la producción de alimentos y evitar el empeoramiento de la inseguridad alimentaria en los países afectados’.

La ayuda hasta ahora se acerca a los 200 millones de dólares para financiar los esfuerzos de control, en tanto ese organismo busca actualmente 40 millones de dólares adicionales para aumentar las actividades de vigilancia y control en 2021 en Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán y Yemen, los países más afectados.

Más de 35 millones de personas padecen inseguridad alimentaria aguda en estas cinco naciones y la FAO estima que ese número podría aumentar en otros 3,5 millones, si no se hace nada para controlar el último brote.

Con apoyo internacional y una campaña de respuesta a gran escala sin precedentes coordinada por la FAO, fueron tratadas más de 1,3 millones de hectáreas de plagas de langostas en diez países desde enero, indicó la fuente.

Esas labores de control, señaló, evitó la pérdida de aproximadamente 2,7 millones de toneladas de cereales, por un valor de casi 800 millones de dólares, en países azotados por una grave inseguridad alimentaria y pobreza.

Pero, advirtió la FAO, las condiciones climáticas favorables y las lluvias estacionales generalizadas provocaron una gran reproducción del depredador insecto en el este de Etiopía y Somalia.

La situación se tornó más grave por el ciclón Gati, que provocó inundaciones en el norte de Somalia el mes pasado, que provocaron mayores infestaciones de langostas y por ende su desarrollo en los próximos meses.

En tal sentido destacó la formación de nuevos enjambres que amenazan con invadir de nuevo el norte de Kenia, así como su reproduciendo en ambos lados del Mar Rojo, lo que representa una nueva amenaza para Eritrea, Arabia Saudita, Sudán y Yemen.

Para el director general de la FAO, QU Dongyu, citado por el texto ‘mucho se ha logrado, pero la batalla contra esta plaga implacable aún no ha terminado’, y su crecimiento agrava la inseguridad alimentaria de las familias vulnerables en la región afectada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí