Hasta ahora, 2021 ha sido un año de extremos, especialmente para el mercado de la cebolla. En el Reino Unido, la oscilación de las condiciones meteorológicas ha tenido como resultado una temporada de cultivo complicada, mientras que en los Países Bajos la producción ha aumentado un 11%, pero las ventas siguen siendo lentas, ya que las cebollas de la temporada anterior dificultan las ventas de exportación. En China, la logística sigue afectando negativamente a las ventas, pues los exportadores tienen dificultades para sacar sus volúmenes del país, y el aumento de la demanda interna no compensa lo suficiente como para mantener los precios. En Sudáfrica, el panorama es completamente opuesto, dado que la menor producción ha hecho subir los precios.

España: El aumento de la producción y la falta de demanda hunden el mercado
Si bien la superficie parecía haber bajado ligeramente este año en España, los rendimientos han sido bastante altos, por encima de lo habitual, lo que coincide con un mercado realmente falto de demanda por diversos factores, sobre todo por los efectos colaterales de la actual crisis sanitaria. La pérdida de capacidad del sector turístico y por ende de la hostelería se hace notar bastante en la capacidad de consumo. Los productores y exportadores llevan meses con unos mercados bastante espesos para las ventas de cebolla y con acumulación de stocks.

La cosecha de cebollas de grano ha empezado en de Castilla-La Mancha. Este año, los productores se han enfrentado a un inicio de campaña marcado por un importante aumento de la producción de cebollas en Andalucía, que se ha solapado con la de Castilla-La Mancha.

Lo que los clientes demandaban, incluso en los primeros momentos de la campaña, es una cebolla con buena piel, ya que cuanta más piel tiene una cebolla, más tiempo se puede conservar en el almacén. Los productores de Andalucía, con variedades más perecederas, han tenido que comercializar su mercancía a precios muy bajos, casi ridículos, lo que ha provocado un hundimiento general del precio de la cebolla.

Portugal también ha estado «desaparecido» como país importador hasta ahora, que ha tenido una mayor producción propia y ha extendido mucho su campaña.

Los países que demandan tamaños grandes, como Alemania o Reino Unido, ya están empezando a cambiar de proveedores, ya que Andalucía no está enviando cebollas muy grandes. Andalucía produce más tamaños 4 y 5, aptos para mercados como Francia o Portugal. La situación no parece que vaya a mejorar ya que las producciones de otros países europeos productores se prevén abundantes.

Países Bajos: La demanda de cebollas nuevas sigue siendo escasa en un mercado en declive
La cosecha de cebollas nuevas ha comenzado, pero las ventas siguen siendo algo escasas por ahora. «Es lo que ocurre todos los años por estas fechas. El mes de julio no es un mes muy activo. El mercado sigue deprimido. Los clientes aún no están desesperados por conseguir cebollas y, por tanto, solo piden lo que realmente necesitan. Llevará algo de tiempo. Cuando acabe este período de depresión –lo que, en mi opinión, puede ocurrir en cualquier momento–, espero que la demanda se recupere rápidamente», afirma un exportador holandés.

«De momento, ya hay cierta demanda por parte del Reino Unido y de África, pero precisamente en esos destinos sigue habiendo cebollas viejas. Todavía hay más de estas de las que se creía y hay clientes que, mientras la calidad siga siendo buena, prefieren una alternativa más barata. Es de esperar que cuando el mercado se estabilice y la demanda vuelva a repuntar, tengamos también la capacidad logística para hacer llegar nuestro producto al cliente. El problema de la escasez constante de contenedores pende sobre el mercado como una espada de Damocles».

Este año parece haber muchas cebollas; una consecuencia del aumento del 11,3% en la superficie de cebollas de siembra, según la CBS. «Habrá algunas pérdidas de producción debido a daños causados por el agua, pero un 11% más sigue siendo mucho, así que habrá mucho trabajo que hacer», comenta el exportador. «Esperemos que acabemos con un precio decente, para que tanto los productores como los comerciantes tengan una buena temporada. En este momento el precio de la paca se sitúa en 21 a 22 céntimos, pero como ya he comentado todo el mundo está siendo muy cauto».

«Cualitativamente, las cebollas de primera siembra tienen buena pinta. Las condiciones meteorológicas han sido buenas y se está obteniendo un producto bonito. Todavía es difícil predecir lo que pasará con la cosecha principal de las cebollas de siembra. Aquí y allá se observan algunas manchas de agua debido al tiempo húmedo registrado al principio del verano. En cualquier caso, el tiempo en agosto será el factor determinante. Si tenemos un mes seco, esperamos disponer de una magnífica calidad. Si llueve y tenemos que ‘robar’ las cebollas de la tierra, podrían surgir problemas a lo largo de la temporada, ¡pero por ahora confiamos en que no sea así!».

Reino Unido: Año de extremos para las cebollas británicas
La temporada de cebollas británica está ya en plena transición de las cebollas de la temporada pasada a las de la nueva cosecha. La nueva cosecha debería estar ya disponible. La temporada de cultivo ha sido un auténtico año de extremos. Hubo un invierno húmedo de diciembre a febrero, con un 170% de las precipitaciones normales para esa época año. Luego marzo fue lo suficientemente seco como para realizar la siembra, sin embargo, el largo periodo de heladas en abril detuvo el crecimiento de las plantas. Los dos últimos meses han sido mejores, aunque últimamente no ha llovido mucho. Solo ha habido muchos chubascos localizados. A pesar de ello, el producto no pinta mal y se esperan rendimientos medios, aunque la calidad dependerá del tiempo. Se necesita sol con algo de lluvia. Las condiciones meteorológicas extremas dificultan la producción eficiente y la realización de previsiones precisas.

Los costes de los insumos, desde fertilizantes y semillas hasta el transporte y la mano de obra, están subiendo, y esos costes son inevitables.

La superficie plantada en los Países Bajos ha aumentado un 11% y, aunque la mayor parte de las cebollas se exportará a los mercados africano y asiático, el mercado británico podría verse afectado en cierta medida si no se consiguen exportar los volúmenes necesarios debido a problemas como la disponibilidad de contenedores y los retrasos en los envíos.

El año pasado fue un año interesante para las ventas, ya que la venta al por menor fue muy buena, mientras que el sector de la restauración registró una fuerte caída debido a los confinamientos. Los patrones de venta están volviendo a la normalidad, pero habrá que esperar unos meses para ver si se ha vuelto a los niveles normales.

Italia: Buen mercado para las cebollas tempranas
Un operador del norte de Italia afirma que actualmente el mercado de la cebolla no es muy dinámico. No hay transacciones significativas y los precios no son muy interesantes. La llegada de la cebolla amarilla tardía, que representa la mayor parte de la producción italiana, es muy esperada. La situación es más interesante para las cebollas rojas y blancas. El mercado ha sido muy positivo para las cebollas tempranas, que ya se han cosechado y vendido en su mayoría. El operador comenta que también ha visto producto español en el mercado italiano, lo que no es normal en esta época. Sin embargo, el mismo operador está vendiendo cebollas rojas y blancas en Francia con buenos resultados.

Un comerciante de Campania afirma que «en este momento, los precios de las cebollas están en línea con los del año pasado. Actualmente estamos trabajando con cebollas tempranas de Emilia-Romaña. Está siendo un buen año en términos de calidad, aunque algunos campos han registrado daños debido a las recientes lluvias. Además, estamos trabajando con calibres medios (50-80). La importación comenzará en septiembre».

Un tipo concreto de cebolla, muy popular en Emilia-Romaña, es la Borettana, que está en plena cosecha a finales de julio. Un importante operador de Reggio Emilia dice que ha empezado a exportar a los Países Bajos y al Reino Unido con buenos resultados. Los rendimientos son inferiores a los de un año normal. Esto se debe probablemente a las altas temperaturas combinadas con la falta de lluvia.

En Sicilia, la temporada de producción de la cebolla Paglina de Castrofilippo (Agrigento), un producto de nicho, está prácticamente terminada. La campaña se vio marcada por la abundancia de lluvias en junio y esto hizo que el tamaño de las cebollas, ya grande por naturaleza, creciera aún más, alcanzando un calibre de más de 120. Esto, sin embargo, afectó en cierta medida a la comercialización. La producción total estimada de cebollas Paglina en Castrofilippo es de unas 1.500 toneladas. Los precios de venta están en línea con los de años anteriores.

Egipto: Buenos tamaños y demanda estable para las cebollas egipcias
La temporada de cebollas egipcias comenzó a un ritmo más lento del habitual, ya que aún había disponibilidad de cebollas indias. Esto hizo que la demanda fuera baja. Sin embargo, al cabo de un tiempo la demanda aumentó y se estabilizó frente a la oferta egipcia.

Los tamaños de las cebollas egipcias han sido «realmente buenos», según los exportadores, con la mayoría de estas superando los 60 mm. Los precios han sido similares a los de la temporada pasada, aunque han aumentado durante este último mes.

Los mercados más importantes para la exportación de cebollas egipcias son Canadá, Europa y el sudeste asiático, con Bangladesh marcado como objetivo este año.

Sudáfrica: La fuerte demanda y los menores volúmenes elevan los precios de la cebolla sudafricana
Un comerciante de cebollas del mercado municipal de Johannesburgo afirma que el precio de la cebolla subió 5 rands (0,29 euros) por saco de 10 kg el miércoles por la mañana como consecuencia de la fuerte demanda y la reducción de los volúmenes. El precio medio en Johannesburgo es actualmente de 3,89 rands (0,22 euros) por kg para la categoría más común de sacos de 10 kg.

En el Koue Bokkeveld (Cabo Occidental) la mayoría de los productores de cebollas han terminado ya de empaquetar (los que suministran a supermercados empaquetan un poco más), mientras que los productores de cebollas de Limpopo y del Noroeste ya están en el mercado con sus cebollas de invierno.

Los precios de las cebollas han estado bajo presión durante los últimos meses como consecuencia de los elevados volúmenes (se plantaron más hectáreas en el norte) y de los problemas de calidad debidos a un verano más frío y húmedo en el norte, que afectó al proceso de maduración y secado.

En las próximas 2 o 3 semanas comenzará la cosecha en las nuevas plantaciones de cebollas en el Koue Bokkeveld, con la previsión de alcanzar las 3.000 hectáreas en la región. Las actuales lluvias de invierno serán decisivas para la próxima cosecha.

Los confinamientos han favorecido la cocina casera y el uso de la cebolla como ingrediente.

China: El mercado chino de la cebolla se ve obstaculizado por problemas logísticos a pesar de la fuerte demanda interna
El precio de las cebollas peladas en el mercado chino ronda actualmente los 600 USD por tonelada. Es decir, casi 200 dólares por tonelada más que el año pasado por estas fechas. Hay tres razones que explican el elevado precio de la cebolla. En primer lugar, la superficie total dedicada a la plantación ha disminuido este año. Además, la demanda del mercado interno se ha fortalecido y la proporción de ventas internas ha subido. En segundo lugar, la calidad del producto es inferior esta temporada. El porcentaje de cebollas aptas para exportación es inferior al habitual. Esto hace que el precio de las de calidad superior sea aún más alto. Y en tercer lugar, no solo las cebollas son caras y el coste de envío muy alto, sino que la reciente apreciación del yuan chino ha debilitado aún más el interés de los compradores extranjeros por las cebollas chinas. Todos estos factores contribuyen a crear un mercado difícil para las cebollas chinas. Apenas hay demanda en los mercados de ultramar y los volúmenes de los pedidos son pequeños.

El precio de exportación de los calibres 35-50 es de 550 dólares por tonelada. Esta cifra es superior a la del año pasado por estas fechas. Las cebollas cuyo aspecto no es el ideal suelen transformarse en cebolla cortada en dados y congelada. Hay muy pocas fluctuaciones en el mercado de las cebollas congeladas en dados porque la vida útil de este producto es muy larga. Algunos importadores que compran para restaurantes se han pasado recientemente a las cebollas congeladas porque las frescas son demasiado caras.

El coste de envío de la ruta entre Qingdao y Europa ronda ahora los 8.500-9.000 dólares por contenedor. Existe un grave problema de retrasos en el puerto. La velocidad de entrega ha disminuido porque hay escasez de mano de obra en los puertos. La acumulación de trabajo en los puertos provoca retrasos. En algunos casos, los productos llegan 10-15 días más tarde de lo previsto.

Norteamérica: Los mercados de la cebolla se mantendrán al alza hasta que lleguen nuevas regiones productoras
Una mayor producción nacional de cebollas está a la vuelta de la esquina. Actualmente, California y Nuevo México son los principales proveedores. «California está todavía en mitad de su cosecha y algunas de sus cebollas se almacenan. Continuarán hasta bien entrado el otoño», afirma un distribuidor de Colorado.

Después, en aproximadamente dos semanas, llegarán las producciones de Washington, Idaho, Oregón, Canadá y Nueva York. «La disponibilidad de cebollas está a punto de aumentar de forma considerable», dicen.

Lo que no se sabe es el impacto que ha tenido la reciente ola de calor en la costa oeste, si es que ha tenido alguno, en las cosechas de cebolla de Washington, Idaho y Oregón. «Se espera que haya afectado al rendimiento, pero en este momento nadie sabe qué efecto tendrá. Aunque la cosecha empezará a llegar en unas semanas, la mayor parte no lo hará hasta septiembre. Probablemente habrá alguna pérdida de cosecha».

En cuanto a la demanda, parece algo inconsistente. «Este año es mejor que el anterior, porque en la mayoría de lugares, el impacto de la COVID-19 ya no está tan presente. El negocio de la restauración ha vuelto, pero no al 100% debido a los problemas laborales. Y el comercio minorista sigue trabajando al nivel habitual», continúa el distribuidor.

Parece haber inconsistencia casi de un mes a otro, dicen. «Junio ha sido uno de los más lentos que recuerdo. En mayo hubo muchísimo trabajo y en julio también se ha trabajado bastante. Llevo mucho tiempo en esto y el mercado siempre ha mantenido un flujo bastante agradable. Y ahora, cuando hay trabajo, estamos muy ocupados, y cuando la cosa va más lenta, va realmente lenta. Nadie puede predecir estos flujos del mercado».

En cuanto a los precios, el suministro de cebollas blancas es más ajustado. «En la mayoría de los casos tenemos un mercado de 20 dólares FOB y ese es un mercado fuerte para las blancas. Las rojas están en la misma situación, con precios más fuertes, de unos 12 dólares FOB por 25 libras [11,34 kilos]. Las amarillas han tenido un mercado normal durante todo el año. En las dos últimas semanas, las rojas y las blancas han subido mucho de precio». Consideran que estos precios y movimientos se mantendrán hasta finales de julio, después de lo cual las regiones de cultivo más nuevas aportarán producto, lo que hará que los precios se relajen un poco.

Mientras tanto, tal y como para muchos otros productores y transportistas en todo el país, hay también frustración en torno a la disponibilidad de camiones para transportar las cebollas. «Cuando Canadá, Nueva York, Washington, Idaho y Oregón estén listos para llegar al mercado con buenos volúmenes en dos semanas, los hábitos de compra de la gente cambiarán. En dos semanas habrá muchas opciones», concluyen.

Oceanía: Las cebollas se convierten en el cuarto producto de exportación más importante para Nueva Zelanda
Las cebollas fueron uno de los cultivos de exportación dominantes de Nueva Zelanda en 2020, a pesar de una ligera caída en el valor en comparación con el año anterior, según los últimos datos. En 2019, el valor de las exportaciones fue de 170,3 millones de dólares neozelandeses. Este valor cayó a 147,6 millones de dólares en 2020, aunque sigue siendo significativamente superior al de 2015, que se situaba en 81,5 millones de dólares. Fue el cuarto producto de exportación más importante, por detrás del kiwi, el vino y las manzanas. Europa, el Reino Unido y Asia fueron los principales destinos de las cebollas de Nueva Zelanda el año pasado. El informe también muestra que había 85 productores en todo el país produciendo 235.175 toneladas, con ventas internas de la hortaliza valoradas en 23,4 millones de dólares.

Mientras tanto, en Australia, la tasa de crecimiento de las ventas al por menor de cebollas fue del 8,5% en términos de valor en dólares para el año que finalizó en marzo de 2021. Este fue superior al de la categoría de hortalizas en su conjunto, con un 8,1%. El crecimiento de las ventas en volumen también fue del 5,3% para las cebollas y del 4,7% para la categoría de hortalizas. El gasto medio en dólares pasó de 25,09 a 27,13 dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here