Foto internet

Introducción

Eloy Molina y Alejandro Rojas (2005), en un estudio sobre el efecto del encalado en naranja Valencia plantada en la zona norte de Costa Rica encontraron que, las aplicaciones de cal tuvieron un efecto significativo en: la fertilidad del suelo; al incrementarse el contenido de calcio intercambiable; reducirse la acidez intercambiable del suelo y, sobre todo; al disminuir la saturación por acidez. También el rendimiento de frutos y los sólidos solubles totales aumentaron con el aumento de las dosis de Ca y Mg ensayadas. La composición típica de los cationes del suelo de donde se realizó el ensayo se presenta en la tabla 2 (editada del trabajo original cuadro 1 con fines didácticos para este artículo).

El calcio, el pH del suelo, la toxicidad por aluminio. Antecedentes - Image 1

Tabla 2. Composición de los cationes del suelo donde se realizó el ensayo con diferentes dosis y tipos de material de encalado en zona norte de Costa Rica. E. Molina y A. Rojas, (2005). Nota: Acidez intercambiable, puede representarse también como (Al + H). El suelo tenía textura arcillosa y los contenidos de Ca y Mg fueron clasificados de bajos.

El comportamiento de los cationes del suelo en el área del ensayo (Finca 3) indican: Una baja capacidad de cambio o C.I.C (3.86) (< 5 meq/100 g de suelo) Un % de saturación de Ca menor al 40% (38.86); Un % de saturación por bases (%V) menor al 60% (53.37) y Un % de acidez intercambiable %(AL+H) por encima del 40% (46.63). Los 1.5 meq de Ca equivalen a 300 ppm de Ca. El pH clasificó de ácido (4.7), lo que hizo probable la asimilación del AL y/o el Mn, presente en el suelo.

En la revisión bibliográfica E. Molina y A. Rojas previa al ensayo, citó a Malavolta (1983) que dijo; las naranjas se adaptan a condiciones de suelos ácidos, pero que, no obstante, el uso de cal había resultado ser una práctica apropiada en los suelos ácidos, lográndose incrementos importantes en el crecimiento y rendimiento de los árboles. Koo (1989). Anderson (1987) llegaron a igual conclusión después de 17 años de ensayos en suelos arenosos de la Florida. En Brasil Vitti y colaboradores (1994 y en 1996), ensayando con diferentes materiales de encalado que incluían además del Ca, el Mg y el yeso encontraron incrementos del rendimiento en naranjas. Mientras que Casarin y colaboradores (1995) encontraron también incrementos del rendimiento, pero en pomelos, al aplicar Ca, Mg y yeso.

Quaggio (1991) en los estudios para su tesis de doctorado; encontró que existía un incremento significativo en el rendimiento de naranjas con el uso del encalado, en suelos ácidos. El autor describió que el encalado permitió elevar el porcentaje de saturación de bases (V%) del 18% al 63%. Con base a estos resultados y a los de Boaretto (1996) también en Brasil; se adoptó como criterio técnico en aquel país que; al encalar; suelos ácidos, el objetivo debe ser elevar al 60% la suma de los porcentajes de saturación de las bases [% V = (% saturación de Ca + % saturación de Mg + % saturación de K) =60].

Pero como deslindar entre una plantación de cítricos que necesita una fuente de Ca soluble como nutriente, para elevar los rendimientos, ya que el contenido de Ca es inferior a 400 ppm. De una plantación que requiere de la aplicación de una fuente de Ca no soluble, para elevar el pH del suelo, bloquear el aluminio disponible para elevar los rendimientos agrícolas.

Ambos escenarios tienen en común el deterioro del sistema radicular. La deficiencia del Ca en un suelo arenoso en el primer caso; en el segundo, la deficiencia del Ca también, pero en un suelo arcilloso que permite en cierto grado que el Aluminio y/o Mn (y el H+ ) ocupen los sitios dentro de la C.I.C dejados por la pérdida del Ca. (en el proceso de acidificación del suelo).

Evidentemente para deslindar si se fertiliza o se hace un mejoramiento del suelo; un análisis de suelo es la acción correcta.

Para facilitar la interpretación de los análisis se precisa hacer un muestreo de suelo conscientemente dirigido (o inteligente) y la mayor información posible del historial del campo. Como el AL tienen probada toxicidad, sobre las plantas en general y sobre las raíces fundamentalmente, por eso hay tres criterios o valores de referencia para diagnosticar la toxicidad por AL <Cuando el contenido es superior a 2 meq/100g de suelo (equivalente 180 ppm). <Cuando el % de saturación de AL es mayor al 25%. <Cuando la relación Ca + Mg + K/ AL = menor de 1 o =a 1.

Resumen y Conclusiones

La utilidad de aplicar Ca para incrementar el rendimiento agrícola en plantaciones de cítricos establecidas en suelos (arenosos) con contenidos inferiores a 400 ppm de Ca es un hecho. La utilidad del aporte de algún tipo de material de encalado, en suelos arcillosos y ácidos, también está demostrado. Ambos contextos comparten un síntoma en común; el deterioro progresivo del sistema radicular, que continúa con afectación al follaje y culmina con la disminución del rendimiento agrícola.

La carencia neta del Ca en el primer caso reduce la actividad de los meristemos afectando el desarrollo y funcionamiento de las raíces, en las cuales el Ca ejerce una triple función (multiplicación celular, crecimiento celular y neutralización de los hidrogeniones). En el segundo caso en suelos arcillosos, durante el proceso de acidificación se pierde Ca (y Mg); los espacios vacíos en la C.I.C son ocupados por el AL (y Mn). La acidez favorece la presencia de aluminio intercambiable y la probada toxicidad del AL se manifiesta, causa deterioro del sistema radicular con un mecanismo diferente al de la ausencia neta del Ca. Un proceso de deterioro del sistema radicular puede ser causado también por el ataque de plagas y/o enfermedades a la raíz, pero en áreas localizadas con mal drenaje y/o encharcamientos.

Autor/es: Dr. Andrés Rodríguez Veloso. Asesor Agrícola Independiente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here