Foto El Productor / Redacción: Marlene Bernal

La escalada de los precios internacionales de los insumos utilizados en el agro ha hecho que muchos agricultores no solo de Ecuador si no del mundo, replanteen sus actividades ya que varios han decidido cambiarse a cultivos más económicos y otros han decidido cambiar sus actividades como lo han manifestado a este medio.

Para conocer que motivó esta alza, hasta cuando regirán estos precios y qué pueden esperar los agricultores, EL PRODUCTOR.COM, diálogo con el presidente ejecutivo de CropLife Latín América, José Perdomo, desde Costa Rica (este es el gremio que reúne a seis compañías de Investigación y Desarrollo y una red de asociaciones en 18 países de América Latina).

¿Qué ha motivado el alza de insumos, en su caso, de los agroquímicos?

Está alza general de insumos y alimentos se dio a raíz de la pandemia, desde inicios del 2020, no se dio antes porque había inventarios de años anteriores y no se vislumbraba en el tiempo y no se sabía cuánto iba a durar.  A lo largo  del 2020 y 2021 esos inventarios fueron disminuyendo pero de igual manera muchos de los lugares de donde se originan las materias primas empezaron a sentir los impactos del suministro del movimiento de los barcos y del cierre de los puertos en el 2020, y que no se movían las cosas, en el 2021 se abrieron, pero ya había un cumulo de necesidades que no estaban siendo suplidas porque las materias primas estaban trabadas en un puerto sin moverse a ningún lado, la disponibilidad de los insumos se complicaron por este motivo, pero aún esto se demora, se calcula que en mayo o junio del 2022 se vaya normalizando todo.

Esto ha afectado a todas las industrias, pero que en el caso de la agricultura el impacto es  mayor por el aumento del precio del petróleo ya que  muchas de las materias primas de los agroquímicos  y fertilizantes vienen  del petróleo  y vemos que el petróleo está a más de 90 dólares  y cuando empezó todo esto estaba en 40 dólares, entonces hay un aumento real  del costo de la materia prima  ahora que ya están saliendo productos de nueva manufactura empiezan a circular  y van a tener que absorber este precio hasta que todo vuelva a fluir alrededor del mundo. Es una realidad que se está viviendo a nivel mundial y que los agricultores no van a tener acceso muy fluido a los productos que vienen utilizando con frecuencia y van a tener que buscar alternativas temporales hasta que los nuevos productos o los que usan vuelvan a circular.

Claramente hay un aumento de precios, pero es impactado por el costo de transporte, en China un contenedor para ir de ese país a EEUU tenía un costo de 2000 dólares ahora se habla de 20.000 dólares y mucho más.

El problema se agravó cuando la pandemia afectó a los trabajadores de los puertos y no pudieron trabajar y de ahí la lentitud en los mismos por lo que la demanda de contenedores no dio abasto y por ende la demanda fue mayor, es la ley de oferta y demanda que está impactando de una manera muy grande.

¿Usted cree que una vez que se estabilice el mundo, los precios de los insumos retornaran a sus precios normales?

Creemos que una vez que pase todo esto debe haber un ajuste de precios hacia abajo, una vez que el mundo llegue a una normalidad, que aún no sabemos cuál será esa normalidad. Por otro lado, hay un indicio de inflación alrededor del mundo que están mostrando un aumento de costos que posiblemente los expertos dicen que la inflación de EE.UU estará alrededor del 3%, aunque últimamente se anunció que la reserva estaba en 7,5 de inflación, claramente se dice que esto va a llegar a una inflación más manejada, pero eso es EE.UU como referencia.

¿Esto también va para las semillas, aunque no dependan del petróleo?

En semillas el problema es similar porque esta se produce en varias partes del mundo, y esta impactado por el transporte y por las condiciones climáticas.

¿Será esta la oportunidad para ingresar a la agricultura orgánica?

Es la oportunidad para el agricultor de buscar nuevas oportunidades, el agricultor tiene una gran capacidad de transformarse, y por eso son los grandes héroes de la pandemia, con los enfermeros y médicos.

La complejidad que vemos ahora es la falta de suministros que estaban acostumbrados a tener, pero esperemos que a final de año se vaya estabilizando.

¿Ustedes han podido apreciar si en américa latina hay agricultores que no han podido seguir con la actividad por el aumento en costos de producción?

Hasta el momento no hemos detectado en América Latina agricultores que hayan dejado la actividad por este problema, posiblemente plantaran menos o bajaran sus áreas de siembra o se cambiaran a otros cultivos como ha pasado en EE.UU, pero no perderán la vocación de la agricultura en corto plazo deberíamos volver a como estábamos en poco tiempo.

Según un boletín del gremio, El barril de crudo ha llegado a subir hasta un 65%. En Estados Unidos, la gasolina es la más cara desde 2014. El gas natural subió 30%, impactando el precio de fertilizantes que se duplicó en el mercado internacional. En países como Colombia, el Ministerio de Agricultura reportó que su industria local de fertilizantes tiene una dependencia del 84% de urea, DAP y KCI para manufactura local.

La escasez de carbón y cortes de energía en China también afectaron la cadena de suministro de fertilizantes. Inicialmente los fertilizantes fosfatados y nitrogenados eran restringidos, pero ahora sus exportaciones han sido suspendidas por ese país asiático.

Se espera que la política energética china también tenga un impacto en la oferta y precio de intermediarios e ingredientes activos de agroquímicos. Ya hay afectación para fábricas en las provincias de Yun Nan y Jiangsu, donde hay producción de fósforo amarillo que sirve de materia prima para glifosato, acefato y malatión. La situación afecta en mayor medida el precio del glifosato, sus intermediarios y materia prima como glicina, porque su extracción requiere mucha energía.

China también es importante fuente de materias primas e intermediarios para la industria manufacturera de Estados Unidos, Europa e India. Así las cosas, se da un efecto cascado del aumento de precios de precursores en el resto de los países fabricantes.

El clima inclemente también ha contribuido con afectar la disponibilidad de agroquímicos. En Estados Unidos, el huracán Ida causó destrucción en las regiones donde se encuentran plantas de la industria química, incluyendo las de glifosato. Hasta hace poco se anunció la reanudación de las operaciones de la fábrica de glifosato en Luling, Estado de Louisiana.

Ya se ha dado un incremento del precio del glifosato. Por ejemplo, el precio del material técnico para Brasil se duplicó a septiembre del 2021. Algunos agricultores estadounidenses están ya preparándose para la reducción de disponibilidad de herbicidas para el 2022.

El impacto será prácticamente para todo Latinoamérica que es un importador neto de plaguicidas. Por ejemplo, según IBAMA de Brasil (2019), alrededor del 72% de los ingredientes activos contenidos en plaguicidas agrícolas comercializados en ese país son importados, ya sea formulados o en forma de productos técnicos para ser formulados en el país. Así también lo mira el Ministerio de Agricultura de Colombia que considera que China, Rusia, India y Estados Unidos son los mayores oferentes de insumos agrícolas mientras que el resto del mundo, incluyendo Latinoamérica, son “tomadores de precios”.

Fuente: El Productor / www.elproductor.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí