Ambiente. En las playas de Manabí se cortan aletas de tiburón a vista y paciencia de todos.

La Unión Europea le sacó tarjeta amarilla al Ecuador en pesca hace 3 años. Y a pesar de los intentos estatales de arreglar la situación la normativa sigue varada.

En 2019 uno de los  principales socios comerciales de Ecuador hizo una advertencia. El embajador de la Unión Europea, Charles Michel Geurts, pidió mejorar la reglamentación y evitar la pesca ilegal.

Finalmente, en 2020 la Asamblea aprobó la Ley Orgánica para el Desarrollo de la Acuicultura y Pesca que tenía 40 años de retraso. El mismo año que en Hong Kong se decomisaron dos contenedores llenos con 26 toneladas de aletas de tiburón -especie protegida- provenientes de Ecuador.

Se calcula que para llegar a esa cantidad de aletas se necesitó alrededor de 38 mil tiburones. Fue uno de los decomisos de tiburón más grande de la historia.

Responsables sin sentencia

Aun así, en 2020 Ecuador logró tener una Ley de Pesca. Pero faltaba el reglamento que debía ser emitido por el Ejecutivo hasta seis meses luego de aprobada la Ley. Este llegó 18 meses después, fue suscrito el 25 de febrero de 2022 en Santa Elena.

Organizaciones ambientalistas, como One Health Ecuador, esperaban que en el reglamento se incluyera un máximo de comercialización de especies capturadas incidentalmente. Pero no fue así.

Para María Cristina Celi, directora y fundadora de One Health Ecuador, esta ausencia de control desde las normas es una puerta abierta a la pesca ilegal de especies protegidas. Celi ha sido testigo de cómo en altamar cortan las aletas de tiburón y desechan el resto del cuerpo al océano. De esta manera, ingresan como aletas de cualquier otra especie que no sea protegida.

Comercio. Ecuador es uno de los mayores exportadores de atún junto con Tailandia. Foto: FAO
Comercio. Ecuador es uno de los mayores exportadores de atún junto con Tailandia. Foto: FAO
Multas: un conflicto de la Ley

Catorce días después de la oficialización del Reglamento a la Ley de Pesca, el 10 de marzo de 2022, la Comisión de Soberanía entregó a la presidencia de la Asamblea el informe a segundo debate de la Ley Orgánica Reformatoria a La Ley Orgánica Para el Desarrollo de La Acuicultura y Pesca.  Es decir, a los dos años de tener una nueva Ley de Pesca, ya tiene reformas.

De acuerdo con el presidente de la Comisión, Mariano Curicama, la principal reforma es la tabla de multas para quienes pescan dentro de las 8 millas. En este espacio solo se permite pescar de manera artesanal, sin ningún tipo de maquinaria de apoyo.

Las embarcaciones industriales que pescan en esta zona de protección reciben multas que van de 1 a 1.500 salarios básicos unificados, es decir, desde $425 hasta $637.500. Pero, el objetivo es evitar que la pesca industrial entre a las 8 millas.

Sin embargo, los pesqueros industriales alzaron la voz. De acuerdo con Andrés Correia, representante de la flota de pescadores de camarón pomada y merluza, es injusto llamarlos industriales.

Reforma a las categorías

En una entrevista con LA HORA, Correira explicó que dentro de la categoría industrial existen dos grupos: los atuneros, con 108 barcos y los de pesca costera, con 434. Los primeros producen alrededor del 80% de las ventas pesqueras totales y el otro grupo, el 20% restante.

Correira insiste en que las multas “son aceptables para atuneros que ganan millones, pero no para nosotros, los semi industriales con barcos que cuestan 70 mil dólares”.

Estos reclamos fueron acogidos por la Comisión de Soberanía y reformaron el artículo 104 de la Ley que ahora categoriza las multas en tres grupos: los industriales, los medianos y los pequeños industriales.

Para el Presidente de la Comisión esta es una oportunidad de “hacer justicia”, a quienes están en el medio y no son ni grandes empresas ni artesanales. (GVL)

¿Y la tarjeta amarilla?

Ecuador mantiene tarjeta amarilla ante la Unión Europea por la pesca ilegal. Para Curicama ya se debería quitar la advertencia, porque existe Ley de Pesca, reglamento y hasta modificaciones.

Sin embargo, para Xavier Chalén, de Conservación Internacional, aunque tener una ley es un avance, la tarjeta amarilla no solo la tiene el Ecuador por temas de leyes, sino también por otros factores ,como la trazabilidad que tiene relación con las prácticas en las actividades pesqueras.

Por ejemplo, las empresas de producción de harina de pescado, procesan alrededor de 700 toneladas al mes, de las cuales 300 son de pesca ecuatoriana y los 400 restantes se importan. Internacionalmente existen dudas en las formas de pesca de los países de los cuales importamos.

Otro ejemplo que cita Chalén es que hubo casos en que los tanques en los que se transportaba atún, habían servido antes para combustible.

Próximamente tendrá el país una auditoría internacional con la empresa española Digimar, en la cual se revisarán nuevamente las prácticas en la pesca industrial y se analizará si se mantiene o no la tarjeta amarilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí