La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) impulsa hoy en Panamá programas contra la pesca ilegal, un mal que afecta la economía y los ecosistemas marinos.

En ocasión este domingo del Día internacional de lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, el coordinador de FAO para Mesoamérica, Adoniram Sanches, destacó avances en proyectos dirigidos a prácticas responsables.

En ese sentido, subrayó la labor conjunta con la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá y fomento de áreas de mejoras en los sistemas de vigilancia.

Sanches precisó en un artículo que publica el diario La Estrella de Panamá que son recurrentes cursos de capacitación a inspectores y el acompañamiento a una nueva Ley de Pesca y Acuicultura, además de la elaboración de su reglamento.

Según estadísticas oficiales, las faenas en la pesca ilegal a nivel global representan unos 26 millones de toneladas, el 28 por ciento de las capturas totales registradas, con un valor de 23 mil millones de dólares.

Por su parte, el embajador de la Unión Europea en el istmo, Chris Hoornaert, se sumó al criterio de FAO sobre la necesidad de fortalecer las capacidades institucionales en el seguimiento control y vigilancia pesquera en toda la región.

En ese sentido, ambos funcionarios ratificaron el compromiso de cooperar con el Ejecutivo, en particular con su Ministerio de Desarrollo Agropecuario y la Autoridad Marítima de Panamá en políticas públicas sobre el uso sostenible de los recursos acuáticos.

Al respecto, adelantaron que las acciones están dirigidas a detener las repercusiones negativas que ocasiona esta práctica en los oceános del mundo, aguas nacionales, otros ecosistemas, el comercio y las comunidades costeras.

Naciones Unidas declaró el 2022 como el Año Internacional de la Pesca y la Acuicultura Artesanales, celebración liderada por FAO y que convoca a centrar la atención en los pescadores a pequeña escala.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí